Por Camilo Fernández
15 noviembre, 2017

¿Te acuerda lo traumático que fue esa primera vez para todo? Ahora ya nos podemos reír y no llorar.

«Big Mouth» tiene todo para competir con otras series animadas para adultos como «Padre de Familia» o «South Park». Lo bueno sería que las superara, ya que tiene una premisa más original que todo lo que estamos acostumbrados a ver. En vez de un grupo familiar o fraternal, el centro es la pubertad.

Es difícil pensar en otra historias que traten sobre el crecimiento, tal vez tenemos recuerdos de algunos documentales arcaicos sobre adolescencia, pero no más que eso. La pubertad siempre ha sido un tema escondido. Más que el sexo. 

Esta serie animada de Netflix toca todo esos temas. Eyaculaciones, erecciones, menstruaciones, penes, vaginas. Lo hace de forma directa y divertida, sin suavizar ningún término. Por esto cae en la clasificación «para adultos», lo cierto es que puede ser material de estudio para todos aquellos niños que están entrando en la fase de la pubertad y no entienden nada de lo que les está pasando.

El programa fue creado por Nick Kroll («La fiesta de las salchichas») y Andrew Goldberg («Broads»). El primero lo podemos conocer por participar de varias películas y series de comedia como actor secundario, y el segundo es guionista de «Padre de Familia». El argumento trata de historias reales basadas en su época de desarrollo.

Netflix

Todo este proceso de evolución será guiado por los «Monstruos Hormonales» que solo puede ver cada personaje. Estos aparecen de la nada y los guían a explorar su sexualidad con maldad, como masturbarse en momentos poco adecuados. Por ejemplo, al lado de tu mejor amigo mientras duerme. 

Netflix

Para mentes sensibles y decorosas, este show no es apto. La aparición de penes es alta y lo obsceno es lo que guía la historia de estos niños. Aunque incluso aquellos más vergonzosos se sentirán identificados, ya sea porque su primera menstruación fue traumática o por qué realmente no entendían por qué pasaba.

Lo directa que es la serie es, de hecho, lo que menos me atrae. Puede ser irreverente para algunos, pero son los chistes y personajes secundarios las que más me sacan risas, como los padres liberales de Nick (te aconsejan que besar un pene no te hace gay) o el profesor de educación física, que confiesa que no saber leer. Debido a esta desventaja educacional, compra marshmallows en vez de tampones para su alumna.

«Big Mouth» es una excelente serie para aquellos que le gusta el humor grotesco en la línea de «Padre de Familia» o para aquellos que se quieren reír de lo inverosímil de las situaciones. También para esos que no tuvieron una educación sexual de calidad y todo fue descubierto a la fuerza, cuando ya era demasiado tarde y todo estaba manchado.

La primera temporada cuenta con 10 capítulos y ya fue confirmada una segunda por Netflix. 

Te sentirás identificados con estos niños, te lo prometo.