Por Carolina Lamatta
10 agosto, 2017

¿Habrán visto algo que el resto de nosotros no?

La adaptación estadounidense del popular anime “Death Note” ha dado mucho que hablar y no de buena manera. Se ha dicho que la cinta de Netflix ha blanqueado a L, Yagami Light y a Misa; que los personajes se desvían de los originales en sus historias de contexto y en sus características psicológicas, y que la historia ha sido totalmente occidentalizada.

Las críticas de los fans han sido terribles, pero por alguna razón, los creadores de la serie original, Tsugumi Ohba y Takeshi Obata piensan todo lo contrario. 

Netflix

Según Masi Oka, productor y actor en la adaptación de Netflix, después de ver la cinta en una proyección privada en Japón, Ohba y Obata, amaron tanto la película que hasta le agradecieron al equipo de la adaptación por su producto. 

“El mejor momento para mi fue cuando fuimos a Japón y le mostramos el filme a los creadores, y tuvimos una proyección privada para ellos. Y cuando se acercaron y dijeron “gracias”  y “Amamos la película”, realmente me salió una lágrima, porque soy un otaku y un geek, como todo el mundo. Crecí con esto, así que tener a los senseis, orgullosos de nuestro largometraje, me pone orgulloso, y ojalá que los fans estén orgullosos del filme también”.

-Dijo Masi Oka en la Comic-Con de San Diego-

Shinigami versión Netflix/Netflix

En Japón ya es común que se hagan adaptaciones de mangas en películas de acción viva, y que se desvíen de la historia original. Tal vez por eso es que los creadores de la versión original de “Death Note” mantuvieron una mentalidad tan abierta al respecto y fueron bastante menos histéricos que el resto de nosotros. 

L versión Netflix/Netflix

La verdad es que cuando nos tocan a nuestros personajes y a nuestras historias favoritas nos es difícil no reaccionar, pero quizás podríamos darle una oportunidad a la creatividad y ver cuál es el resultado de la versión blanqueada del popular japonés. Porque de una cosa estamos seguros, los creadores de la versión de Netflix se tomaron todas las libertades creativas posibles, dejando sólo una cosa intacta, el concepto del cuaderno del Shinigami que mata gente. 

Aunque duela ¿le damos una oportunidad?