Por Catalina Maldonado
20 marzo, 2020

Una de las palabras más usadas el último tiempo, tiene dueño desde el 27 de febrero de 2020.

Sin duda la palabra «coronavirus» se ha patentado en nuestra cabeza, y es que a pesar de que luego los expertos anunciaron que su nombre correcto es Covid-19, el mundo aún usa este término para referirse a la pandemia más grande que hemos vivido como humanidad en el último siglo.

Pero además de la extrema situación en la que nos encontramos, un chileno supo sacar provecho a la popularidad del nombre y decidió que se lo adjudicaría para él. Su nombre es Patricio Moya Quinteros, y desde febrero es dueño de la palabra «coronavirus». 

AP

El día 27 de febrero de 2020 la marca «coronavirus» se inscribió oficialmente ante el Ministerio de Economía de dicho país y pasaría a un proceso de registro luego de pagar el trámite.

¿El propósito? Usar el nombre para «la producción de películas cinematográficas de clase 9», según confirma el Diario Oficial de Chile y que ya tiene el nombre de «Coronavirus».

AP

El trámite, que tiene un valor de 22 dólares aproximadamente, logró que Patricio se quedará con el nombre que fue formalizado el pasado 6 de marzo de 2020, cuando fue estampado por la publicación legal de dicho país.

Sin embargo, este chileno no ha sido el único que ha sacado ventaja de la palabra más utilizada del momento, ya que existen diferentes organismos que han buscado llamar así a sus propios negocios.

AP

Por ejemplo, la segunda inscripción hecha en Chile fue por el estudio privado Sargent y Krahn, quienes patentaron el sitio web www.coronavirus.cl en NIC Chile, un organismo de la Universidad de Chile.

Otros nombres que han surgido y que ya cuenta con múltiples peticiones son «googlecoronavirus», «Elcoronavirus.cl» de una empresa española o «chaocoronavirus.cl» a cargo de un estudiante universitario chileno.

Getty Images

En España por ejemplo, ha ocurrido una situación similar luego de que el nombre «coronavirus» fuera inscrito para darle el nombre a un vino. ¿Lo tomarías? Suena extraño, pero de seguro le traerá mucho marketing a esa empresa.

Por otro lado, COVID-19 fue comprado para ser utilizado en un videojuego. Este sí que suena genial.

Cualquiera sea el fin de usar «coronavirus», todos sus nuevos dueños tendrán éxito o quizás sea todo un fracaso.