Por Camilo Morales
7 octubre, 2020

El actor (reconocido por filmes como Click: perdiendo el control) se meterá en la piel de Percy Schmeiser, un agricultor que llevó un caso contra Monsanto hasta la Corte Suprema. Intentarán crear conciencia sobre las patentes de semillas transgénicas y la forma en que impactan en la industria agrícola.

Desde la película Nadie más que tú, estrenada en 2018, que no teníamos noticias de Christopher Walken, el actor estadounidense de 77 años. Y es que Walken, ha interpretado papeles en películas inolvidables de Hollywood, como Pulp Fiction, Atrápame si puedes, The Deer Hunter, entre tantos otros títulos.

Pero hoy volvemos a tener novedades del neoyorquino porque reaparece con un rol protagónico en la nueva película Percy, la cual cuenta la historia real de Percy Schmeiser, un agricultor canadiense independiente que luchó contra la multinacional de agroquímicos y biotecnología, Monsanto, en 1998. Este agricultor fue un símbolo de lucha en su época, ya que su pelea contra la empresa llegó hasta tribunales.

Mongrel Media

En la película se detalla la historia de Percy, quien mantuvo su guerra contra las patentes de semillas de la compañía, las que fueron utilizadas para interponer masivas demandas contra agricultores de todo el mundo. (ALERTA SPOILERS SI DESEAS CONOCER LA HISTORIA EN LA PELÍCULA).

Eso ocurrió en 1996, un tiempo después de que la multinacional patentara las semillas en Canadá. De hecho, en ese momento esas semillas de Monsanto eran únicas, porque estaban modificadas genéticamente para poder soportar herbicidas muy potentes, que otras semillas no podían aguantar. Ese herbicida se llamaba “Roundup” y era tan poderoso que uno de sus ingredientes principales causaba cáncer, algo que se descubrió tiempo después.

Mongrel Media

La empresa Monsanto, como se adueñó de estas patentes, pudo controlar cada movimiento de los agricultores obligándoles así a comprar bolsas nuevas cada año, prohibiéndoles que las pudieran guardar si es que les sobraban. Pero Percy –quien decidió no firmar con la empresa ni comprarle sus productos– encontró unas semillas de Monsanto que terminaron en su campo y las utilizó.

Luego de un tiempo, y tras fiscalizaciones, la multinacional descubrió que estas semillas estaban siendo usadas de “mala forma” por este agricultor, por lo que Percy fue demandado en 1998 por infracción de patente. 

Mongrel Media

Tras este impasse entre la empresa y el agricultor, Schmeiser llevó su caso a la Corte Suprema, en donde se falló a favor de la empresa. Sin embargo, y sorpresivamente, como Percy nunca había firmado ningún trato con la empresa había un vacío legal. El agricultor no era responsable por incumplir términos, porque nunca estuvo de acuerdo con esos de forma legal. Así, con este detalle judicial, el agricultor nunca tuvo que pagarle un peso a Monsanto. 

Mongrel Media

Según un comunicado de la productora a cargo de la película, Mongrel Media, este filme tiene el objetivo de crear conciencia sobre las patentes de semillas transgénicas y cómo impactan en la industria agrícola. El mismo Percy Schmeiser dijo a Democracy Now! que Monsanto le hizo la vida imposible e intentó “apoderarse de todas nuestras tierras de cultivo, nuestro equipo agrícola, para poder detenernos”.

Así que si quieres ver una historia de lucha contra las multinacionales agrícolas, la película de Christopher Walken en la piel de Percy Schmeiser es perfecta para ti. Se espera llegue a finales de este año.