Por Ignacia Godoy
18 diciembre, 2017

El tratamiento de la imagen me hipnotizó.

Desde que vi la genial e intrigante serie «The Keepers» en Netflix, no pude superar lo grandiosa que era. Simplemente me gustaron todos los capítulos y no hubo momento alguno en el que el misterio de una monja asesinada y abusos en la Iglesia Católica me aburrieran. Es sencillo: nada podría superarlo.

Netflix

Pero este fin de semana tenía la tarea de ver «Wordwood», una serie documental del mismo estilo que mi show favorito, y me retracto de todo lo que había pensado. Este show de la página streaming trata sobre un experimento ilegal de parte de la CIA. Drogaron a ciudadanos estadounidenses con LSD sin que ellos lo supieran.

Uno de los afectados fue el científico Frank Olson, quien quedó muy mal luego de la primera etapa de la droga. Pero como era empleado de la CIA y sabía muchos secretos de la agencia, lo encerraron en un hotel de Nueva York hasta que se terminara de comportar como una «amenaza a la seguridad nacional». Los experimentos, sin embargo, no terminaron en él y los efectos le hicieron tirarse de una ventana del hospedaje la noche del 28 de noviembre de 1953.

Netflix

Ya la premisa es lo suficientemente atractiva para cualquiera y no, créeme, que no decepciona.

Con la misma estética que «The Keepers», «Wormwood» cuenta los acontecimientos previos a la sospechosa muerte de Frank Olson y cómo fue que la CIA lo llevó a tirarse de una ventana de un hotel. Fotografía oscura y testimonios durísimos son algunas de las formas en las que esta serie te atrapa bajo el mismo estilo de aquel amado show de la monja asesinada.

Netflix

Sin embargo, hay detalles distintos que la hacen aún mejor. El tratamiento de la historia es más interesante, porque no solo usa a los testigos e involucrados en el fatídico hecho, sino que también recrea esa noche y semana anterior a la fallecimiento, con escenas que bien podrían ser sacadas de una serie dramática y no un documental como este.

De la mano de Peter Sarsgaard («Jackie») interpretando a Frank Olson, las recreaciones son perfectas. La confusión, angustia y tristeza que vivió el afectado en sus días de experimentación con LSD sin que él supiera, son reflejados al pie de la letra por Sarsgaard.

Netflix

Además, la forma en la que va avanzando la historia del crimen, tiene un ritmo lento pero seguro: te da las pistas que necesitas saber y deja intriga suficiente para el próximo capítulo.

Con cada minuto se te ponen los dedos de punta, pierdes fe en la humanidad, y quieres morir, exactamente como me sentí con «The Keepers». «Wormwood» es lo más fresco y novedoso que ha tenido Netflix en mucho tiempo y recomiendo tremendamente ver esta nueva serie.

Netflix

Tiene solo seis episodios y son todos una obra de arte. Créanme.