Por Ignacia Godoy
28 febrero, 2018

No entiendo cómo es que nadie la vio antes.

Sean Baker es un director conocido por hacer producciones reales y humanas. Su primera película fue «Tangarine», que contaba la historia de una prostituta transgénero y fue filmada completamente por un Iphone. Sí, Baker rompe esquemas y se aleja de la industria de tramas románticas y clichés que conforman Hollywood.

A24

Por eso ir a ver una cinta de él es ir a ver algo nuevo y conmovedor. Pero la verdad es que «The Florida Project» es mucho más que eso y es necesario que les diga por qué.

A24

La película nos narra la vida de una pequeña de seis años, Mooney (Brooklynn Prince), que vive en un motel al lado de la carretera de Orlando, Florida. Su madre, Halley (Bria Vinaite), es una chica joven que se gana la vida bailando en las noches o como se pueda. Mientras, Mooney vive el verano con sus amigos, haciendo lo que una niña hace: pasarlo de maravilla.

A24

El nombre de la cinta es lo primero que llama la atención. «El proyecto Florida» se le llamó a la construcción de Disney World en los años 70, un proyecto que prometía magia y felicidad a todo quien se dirigiera al estado de EE.UU. Pero no ocurrió nada parecido.

A24

La producción nos muestra el versus que se generó con la llegada del parque de diversiones, al que aterrizan miles de turistas de todo el mundo a gastar millones de dólares para alejarse de sus casas, y las centenares de familias que intentan subsistir con lo mínimo a solo unos pasos de ese mágico mundo.

 

Además de este aspecto, que le trae completa legitimidad y sinceridad a la cinta, tenemos el casting. Sean Baker no llamó a miles de actores famosos para que hicieran de la madre e hija, sino que buscó en la calle y en las redes sociales.

A24

Cada uno de los actores es capaz de transmitir una sensación genuina sin ser extremadamente forzado. Otro punto a favor: no los conocemos, no nos imaginamos sus personajes pasados en sus caras. Es la primera vez que vemos a casi todos y es realmente grandioso poder darle una identidad nueva a esos roles, sin un rostro famoso en ellos.

A24

Pero lo más bello, hermoso y sublime de esta película, son los niños. A pesar de que tienen una vida miserable, Baker logra captar su inocencia y felicidad. Son príncipes y princesas en su mundo y nadie les puede quitar eso. Tanto así que el motel en donde se quedan se llama «El Castillo Mágico».

A24

Y la guinda de la torta es Mooney. Brooklyn Prince tiene solo ocho años y hace mejor trabajo que cualquiera en el set. Mooney está tan bien interpretada que sientes su alegría y tristeza, todo al mismo tiempo.

A24

 

Mis palabras finales a esta producción: es hermosa. TIENEN que ir a verla.