Por Camilo Morales
17 noviembre, 2020

La película dirigida por Todd Phillips se llenó de elogios tras la destacada actuación de Phoenix, pero algunos fueron críticos en la forma en que se expusieron las enfermedades mentales. Para Fincher esta cinta “frivoliza” los problemas reales causados por los trastornos psicológicos.

La película Joker, dirigida por Todd Phillips, tuvo un éxito rotundo que le valió un Premio Óscar a su protagonista, Joaquin Phoenix, por su destacada actuación. Pero ese éxito también fue criticado por algunas personas, sobre todo en la forma en que eran retratadas las enfermedades mentales a lo largo del largometraje.

Warner Bros

Uno de los que criticó esta forma de presentar la temática fue el director de 58 años, David Fincher, quien dirigió películas como Fight Club o Seven, entre otras. A Fincher no le gustó nada el Joker de Phoenix y calificó la película como “una traición a los enfermos mentales”.

Warner Bros

Según una entrevista que el director brindó a The Telegraph, Fincher dijo que Phillips había sido “valiente” por reinventar al Joker a través de los problemas de salud mental, pero criticó la forma en que se presentan debido a que según él “frivoliza” los problemas reales causados por esas enfermedades. Para el director esto es una “traición” hacia esas personas.

Fincher comparó la cinta de Phillips con dos clásicos del director Martin Scorsese que, en su opinión, tampoco lograron dar el ancho al momento de reflejar las enfermedades mentales. “No creo que nadie hubiese mirado el guion y pensado: ‘Si, cojamos a Travis Bickle de Taxi Driver y a Rupert Pupkin de El rey de la comedia -dos personajes interpretados por Robert De Niro, que también aparece en Joker-, los combinamos y luego lo atrapamos en una traición a los enfermos mentales, sacaremos mil millones de dólares“, criticó.

Además, el director no se quedó allí y cuestionó que “Nadie habría pensado que Joker tendría la oportunidad de lograr un gran éxito si El Caballero Oscuro no hubiese sido tan masivo como fue“.

Fox 2000 Pictures

Incluso, tuvo la ocasión para referirse a su propia película Fight Club, de 1999, que también retrata las enfermedades mentales. Argumentó que esa película “allanó” el camino para que Joker fuera autorizada por los productores y que se diferencia mucho de las historias que los estudios buscan en la actualidad. “El hecho de que hiciésemos esa película en 1999 sigue siendo, en mi opinión, un milagro, cerró Fincher.