Por Vicente Quijada
25 octubre, 2018

El mítico interprete afirmó que la lleva a todos lados. Además, fue ella quien le “salvó la vida”.

La vida de un actor de Hollywood, a pesar de que se pueda creer lo contrario, no es para nada fácil. Los extenuantes rodajes y largos viajes imposibilitan, en algunos casos, llevar una relación sentimental común y corriente, y en especial si a eso le sumas las inevitables tentaciones que ofrece dicho medio.

Scope Features

Ante esa encrucijada, el mítico Michael Caine -Alfred en las “Batman” de Nolan, y ganador del Óscar con “Hannah y sus hermanas” en 1986- tomó una decisión bastante tajante: ir con su esposa, Shakira Baksh, a todos lados. “Lo típico en los rodajes es que vas al lugar, estás casado, pero rodeado de bellas actrices. Sabes lo que va a pasar”, afirmó en la presentación de su nuevo libro, en Londres.

El interprete, entonces, evita las “tentaciones” con la presencia de su segunda esposa, con quien se casó en 1973, y así lo ha hecho hasta hoy, con ya 85 años en el cuerpo -y ella 71-. “Cuando te vas por un largo tiempo, visitas lugares que el otro nunca ha visto, comes en restoranes en los cuales el otro nunca ha estado y conoces gente que el otro nunca ha conocido”, reflexionó Caine.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

“Ambos han empezado una vida por separado y es muy importante que no hagas lo que decía -sobre las tentaciones-. Así que mi esposa va conmigo a todos lados”, afirmó Michael, quien tiene una hija, Natasha, con su esposa desde hace ya 45 años. 

Pero la importancia de Shakira en su vida va más allá de un simple compromiso de fidelidad y compañía, ya que el actor pasó por un periodo de adicciones bastante oscuro y fue ella quien lo sacó de ahí. “Solía beber una botella de vodka al día y la acompañaba de varios paquetes de cigarrillos”, confesó el interprete.”Conocer a Shakira me salvó. Ella me tranquiliza, le cuento todo. Ya era famoso cuando la conocí, pero no podría haber llegado hasta aquí sin ella”, dijo el interprete a Radio Times hace tiempo.

REX

Ay, el amor.