Por Pamela Silva
6 agosto, 2019

Expertos aseguran que muestra una versión demasiado idealizada del amor, y lamento decirles, pero el comportamiento de Noah raya en el acoso.

El Diario de una Pasión (o “The Notebook”) es una de las películas románticas más clásicas de la historia, son muchos los que lloran por montones cuando ven la historia de amor de Noah y Allie -y no importa que se sepan el final, lloran cada vez que la vean-.

Así que no parece una locura que se la película romántica favorita de muchas personas, pero resulta que eso podría no ser algo precisamente bueno.

Porque un estudio y un artículo que entrevistó a psicólogos determinaron que “El diario de una pasión” es la película romántica que más perjudica la salud mental de las personas.

New Line Cinema

La salud mental en cuanto a la percepción que tenemos con respecto a nuestras parejas, las relaciones románticas y qué esperamos de un novio, cómo queremos vivir el amor.

Porque los expertos aseguran que “El Diario de una Pasión” presenta una versión muy poco realista de lo que es el amor realmente, haciendo que las personas esperen algo de sus parejas que nunca llegará (y que no tiene por qué llegar(.

‘Noah restaura una casa para Allie. Él escribe carta tras carta esperándola. Mueren tomados de la mano. ¡Habla sobre el amor idealizado! Si crees en ello, comienzas a pensar: no debería conformarme con menos. Pero la mayoría de las parejas promedio no son nada de eso. Somos humanos, somos falibles. El amor es imperfecto porque nosotros somos”.

-Gurpreet Singh.

New Line Cinema

Además, el comportamiento obsesivo de Noah -ya saben, eso de perseguir y perseguir a Allie hasta que sale con él- no es tan romántico como piensa, sino que más bien son rasgos tóxicos de una persona que acosa a alguien hasta que por cansancio consigue lo que quiere. Nada romántico.

Está bien que sea una película y no sea una historia real o normal, pero hay un límite con soñar una historia de amor idílica con esperar que algo así llegue a nuestras vidas. Porque creemos que así es como debe ser el amor. 

Y no es así, casi nunca es así. Y aunque no lo crean, esas suelen ser mejores historias de amor, solo que las dejan pasar por esperar un sueño irreal.