Por Lucas Rodríguez
6 agosto, 2019

Se cambió el nombre a Gunther, se casó con una Rachel y su hijo se llama Joey. Su obsesión lo ayudó a salir de una terrible depresión.

Friends es una de las series más queridas y recordadas de toda la historia (y una de las más vistas, aun). A pesar de que sus situaciones, personajes y tramas son muy característicos de los años en los que ocurrió, la química entre el elenco y los temas general que trataba, como el amor, las relaciones, el trabajo y la amistad, nunca dejarán de ser relevantes.

Por eso mismo es que incluso una persona que era solo un niño cuando la serie estaba en el cable, perteneciente no solo a un país que queda en el otro extremo del mundo, sino que también en un país que no es conocido por abrirse a la cultura y entretención de occidente, encontró que Friends era lo más importante para su vida.

Youtube: i-D

‘Gunther’, como decidió que será su nombre (los chinos tienen la posibilidad de elegir un nombre occidental, además de su nombre real), estaba en un momento muy oscuro cuando se enteró de la existencia de la serie. La mujer que él creía sería la persona con la que pasaría el resto de su vida lo dejó. No quería ni siquiera levantarse, hasta que un amigo le dijo que comenzar a ver Friends. De ese día en adelante, Gunther nunca más se dedicó a otra cosa. 

Youtube: i-D

En sus propias palabras, «Friends son 10 años de los personajes enseñándote lo que es el amor». Por eso es que Gunther decidió reformar todo en su vida, cosa de darle forma a todo para que se parezca a la querida serie de los 90s. De a poco fue comprando o construyendo decoraciones para su departamento, hasta que lo convirtió en la réplica perfecta del de Joey y Chandler. Solo cometió un pecado de continuidad: le agregó la mirilla de Rachel y Monica. 

Youtube: i-D

Luego vino el próximo nivel. Notando que la popularidad de Friends en China era cada vez mayor, Gunther tomó todo su dinero y llevó a cabo su sueño. Arrendando un café semi abandonado, Gunther asumió su identidad final. Abrió un Central Perk en Beijing, atendiéndolo él mismo.

Youtube: i-D

Trabajando en ese local, Gunther conoció a una mujer que compartió su amor por la serie. Ella asumió el nombre de Rachel, se casaron e incluso tuvieron un hijo, al que llamaron Joey. Solo podemos decir, que incluso superó al Gunther de la serie. 

Todas las meseras del café se hacen llamar ‘Rachel’. Sirven café a los fanáticos que vienen a conversar o ver la serie en una pantalla que solo reproduce las aventuras de los 6 amigos. Gunther incluso dijo a I-D, quienes lo entrevistaron, que muchas parejas se han conocido en su café. Otros Gunthers han conocido a sus Rachels. Algunos incluso se comprometieron en el café. 

Youtube: i-D

Y el último detalle: el café tiene un gato. Por supuesto que se llama Smelly Cat.

Youtube: i-D

El mayor fanático de Friends se toma muy en serio su título.