Por Fernanda Vallejo
30 agosto, 2017

Si se deja de lado el drama político y solo nos concentramos en la amenaza de los Caminantes Blancos, no sabemos qué tan bueno podría ser el cierre del show.

Si hay algo que el final de temporada de “Juego de Tronos” dejó claro, es que el invierno llegó inevitablemente para todos los personajes principales. Jaime Lannister se fue de Desembarco del Rey mientras la nieve comenzó a caer en la capital de los Siete Reinos. Y en un deslumbrante suspenso, el Rey de la Noche demolió el muro con su nuevo dragón para marchar a Poniente. 

Los Caminantes Blancos han formado parte de la serie desde la primera escena del piloto, pero ahora se han convertido en una amenaza tan grande que podrían potencialmente arruinar el show. 

HBO

El principal problema es simple: los muertos son la maldad misma. No tienen a un Darth Vader que transforme la pelea en un melodrama familiar como en “La Guerra de las Galaxias”, ni un anillo que pruebe las lealtades de todos como en “El Señor de los Anillos”. Son malos desde lo más profundo de su ser, y eso es lo único interesante que tienen. Y esto es un gran problema ahora que se han transformado en el principal antagonista de toda la serie, con solo seis episodios restantes.

HBO

El show ha alcanzado sus mejores momentos cuando enfatiza en el juego político del poder. Es la razón por la cuál el peak del último capítulo no fue la destrucción de Guardiaoriente, sino la reunión en Pozo Dragón entre Cersei, Jon, Daenerys, Tyrion y muchos otros personajes importantes. Ver a Tyrion y Cersei maniobrar la logística de su tregua mientras trataban su historia de odio el uno hacia el otro, es una escena completamente irresistible para el espectador. Pero esas acciones poco importan cuando tenemos miles de hombres muertos amenazantes, algo que el suspenso del área política no puede superar.

HBO

Jon Snow lo dijo innumerables veces en esta temporada: los Caminantes Blancos son una amenaza tan desmedida que ningún otro conflicto es así de relevante.

Esto opaca todo lo ocurrido en el final: Cersei y Euron conspiran para comprar la Compañía Dorada, Theon finalmente se pone los pantalones y quiere rescatar a Yara, incluso, la confirmación de que Jon es el heredero legítimo del Trono de Hierro. Nada de eso importa de verdad, en comparación con el Ejército de los Muertos. Todo lo que es tan complejo en “Juego de Tronos”, ya no tiene el peso para equipararse a la simple trama de los wights

HBO

Con los Caminantes Blancos ahora marchando más acá del muro, la intriga de la última temporada es qué personajes vivirán y quiénes morirán. Poner el destino de ellos en cuestionamiento está perfecto, pero que sea la herramienta narrativa principal del show es insostenible para este nivel de drama. Si bien para muchos son uno de los villanos más impresionantes de la televisión, que todo se base en ellos de ahora en adelante es preocupante. Hace que todas las otras historias, incluso las más interesantes como la separación de Jaime y Cersei, se sientan como un recuerdo de una serie que terminará por tratarse del bien v/s el mal. 

HBO

Por ahora, el Ejército del Rey de la Noche, pasaría a ser un potencial arruina-serie. Que se transformaran en el principal adversario era inevitable, pero los creadores nunca los hicieron más complejos, psicológicamente hablando. Son malos, sí, pero eso es todo. Y tenemos miedo de que transformen lo que en algún momento fue un juego de ajedrez político en una trama sumamente rudimentaria.

Es evidente que todo saldrá increíble, pero “Juego de Tronos” no terminará de la forma que merece, sin antes controlar a los Caminantes Blancos y retomar el argumento de conspiración política.

¿Qué crees tú?

Puede interesarte