Por Fernanda Vallejo
6 octubre, 2017

Hasta el director se impresionó (ALERTA DE SPOILERS).

¿Cuál ha sido la escena de una adaptación de Stephen King que más te ha perturbado? Pensábamos que un payaso comiéndose la mano de un niño era terrible o Annie quebrando el pie de Paul con un martillo en Misery, ya había dejado la vara alta. Pero eso no está ni cerca con la asquerosidad que el más reciente filme de King expone. “El juego de Gerald, recientemente estrenada en Netflix, tiene una escena realmente imposible de ver si no tienes estómago de perro. 

Netflix

(Si no has visto “El juego de Gerald” deja de leer). Un juego sexual que salió extremadamente mal es la historia que cuenta esta adaptación. Luego de la abrupta muerte de su marido de un ataque cardiaco, Jessie se encuentra esposada a la cama sin poder hacer nada para salvarlo a él ni a ella misma de la deshidratación y el aturdimiento de su cuerpo. La principal adversidad con la que la protagonista debe lidiar, es su propia mente, que entra en un colapso nervioso, causándole visiones y conversaciones falsas, además de recuerdos del pasado. Finalmente son esos mismos recuerdos los que la llevan a su supervivencia.

Netflix

Jessie se percata que tendrá que someterse a un doloroso proceso físico para salir del lugar, pero nosotros deseamos que no lo hubiera hecho. La mujer rompe un vaso para quedarse con un pedazo de vidrio y se comienza a cortar la muñeca muy profundamente, algo que se muestra por completo en las imágenes. Como si eso no fuese lo suficientemente asqueroso, al comenzar a deslizar la mano con su sangre —que ella sabía era extremadamente resbalosa— se le va saliendo toda la piel hasta los dedos. La cantidad de sangre efectivamente le permite liberarse de las esposas y puede escapar del lugar.

Netflix

Esta grotesca auto-mutilación no alcanzó a ser tan terrible como en el libro, claro, pero el director Mike Flanagan dijo a Slash Film que sí le incorporaron algo que generó que si un espectador se tapaba los ojos en la escena, de todas formas la sufriera. Fue el sonido. 

La principal diferencia es el ruido. Creo que fue la única diferencia… Porque no usamos casi nunca música en el filme. Eso es lo que lo hace tan intenso. Incluso cuando apartaba la vista al grabar y editar, no puedes escaparte del sonido. Es uno de los sonidos más incómodos y lo dominamos perfecto. Queríamos escuchar cada detalle. Es realmente retorcido”

-Mike Flanagan-

Netflix

Con razón muchos de quienes asistieron al screening de “El juego de Gerald” se desmayaron. Sin embargo, el director mantiene su postura de que lo hizo mucho más suave que cómo el libro lo describe.

“Cuando estaba leyéndolo por primera vez tuve que bajar el libro. Me dio vueltas el estómago tan solo leerlo. Visualmente, creo que no lo llevamos tan lejos como el libro. Creo que la mano/guante se salía completamente. Para nosotros, tuvimos que volverla después porque era demasiado terrible. Escuché que algunos dijeron ‘Oh, Dios mío, es peor de cómo lo describen’ No creo que sea así”

-Mike Flanagan-

Menos mal Jessie logró mantener su piel hasta el final.

¿Encontraste asquerosa esta escena?