Por Antonio Rosselot
17 febrero, 2021

Basándose en un desconcertante caso criminal ocurrido allí, “Escena del crimen: Desaparición en el hotel Cecil” muestra el peligro que reina en este recinto de Los Angeles (EE.UU), teniendo un largo historial de atrocidades perpetradas entre sus paredes. Incluso fue la sede oficial de un conocido criminal ochentero que tiene su propia serie en Netflix.

Lo lograron: Netflix nos supo espantar una vez más con uno de sus estrenos del 2021. Hablamos de “Escena del crimen: Desaparición en el Hotel Cecil”, una docuserie criminal que llega a poner los pelos de punta con el nivel de horror que rodea al caso central.

La serie se sitúa en Los Angeles (EE.UU) —entre los años 2012 y 2014— y cuenta los pormenores de la extraña desaparición de Elisa Lam, una estudiante universitaria de Canadá de apenas 21 años, que estaba de vacaciones en la gran ciudad.

AP

Resulta que Elisa se estaba hospedando en el Cecil, un hotel de pésima reputación y con muchísimos crímenes y delitos ocurridos entre sus paredes. De hecho, fue en ese mismo lugar donde se la vio por última vez, en un registro de cámara de seguridad.

Para ilustrar lo crudo del lugar, al momento de la búsqueda de Elisa algunos huéspedes se habían quejado por la presión y el color del agua; cuando subieron a revisar los tanques ubicados en la azotea, encontraron el cuerpo de la chica flotando en uno de ellos. Es decir, los huéspedes habían estado consumiendo esa misma agua contaminada con el cadáver.

Reuters

Además de entrevistas exclusivas con detectives, jueces, periodistas y estudiosos del caso, la serie construye gran parte de su relato usando las publicaciones de Tumblr de la misma Elisa, que contaba su vida y sus luchas en dicha red social.

“No quería inventar diálogos o crear situaciones especulativas, así que todo lo que la voz narra en el show viene directamente de sus publicaciones en línea”.

—Joe Berlinger, director de la docuserie, a TV Insider

Reuters

Por otra parte, la serie tiene una escalofriante conexión con un personaje ídem, que también fue protagonista de su propia serie en Netflix.

Nos referimos a Richard Ramirez, mejor conocido como Night Stalker —”El Acosador Nocturno” en español—, que varias veces usó el hotel como centro de operaciones para refugiarse después de cometer alguno de sus asesinatos y otras atrocidades en la década de los 80.

Netflix

“Él llegaba al hotel y entraba usando ropa interior ensangrentada, sin zapatos, directo a su planta y a su habitación. Repetidamente”.

—Richard Schave, historiador, en la docuserie—

“Escena del crimen: Desaparición en el Hotel Cecil” es el ejemplo perfecto del infierno en la tierra, retratando un lugar donde los crímenes, la violencia, las drogas duras y la fragilidad de la vida son los componentes principales. El caso de Elisa Lam es sólo la guinda sobre este desconcertante pastel.

La docuserie ya está disponible en Netflix para que la vean, pero ojo: no nos hacemos responsables por sus pesadillas de madrugada…