Por Catalina Maldonado
6 octubre, 2020

A pesar de que la “Sex and the City” del 2020 es todo un éxito, en Francia las cosas son totalmente diferentes, y es que la prensa del país no deja de criticarla por tratar a los franceses de “holgazanes” y “poco amigables”.

Desde que se estrenó “Emily in Paris” el pasado viernes 2 octubre rápidamente ascendió a los primeros puestos de lo más visto, o bien el primero, en Netflix. Era uno de las producciones más esperadas de este año y si bien su bienvenida ha sido por todo lo alto, hay quienes no la quieren para nada.

Justamente se trata de periodistas y usuarios franceses –donde la serie es ambientada–quienes alegan que la imagen que se entrega de la ciudad y sus habitantes no es para nada apegado a la realidad. Por eso la tratan de una producción llena de estereotipos y clichés exagerados sobre Francia. 

Netflix

Protagonizada por Lily Collins y creada por Darren Star (el mismo que creó la exitosa serie “Sex and the City”) sigue a una joven estadounidense llamada Emily que se muda a Paris por una oferta laboral. En la ciudad, la mujer enfrenta desafíos en torno al trabajo, el amor y la cultura parisina, que en la serie retratan como muy estricta, poco amigable y no muy amantes del trabajo.

Debido a esto, la serie rápidamente ha generado divisiones en los espectadores, entre quienes amaron la producción y aquellos que la criticaron. Entre estos últimos, el sitio francés Sens Critique señaló que la producción da un sentido poco realista de París, llenando de imágenes estereotipadas donde casi “faltó que pusieran un baguette bajo el brazo de cada francés”:

“Tienes que amar mucho la ciencia ficción para ver esta serie, sabiendo que los parisinos son en su mayoría amigables, hablan un inglés irreprochable, hacen el amor durante horas y que ir a trabajar sigue siendo una opción. Los escritores pueden haber dudado durante dos o tres minutos en poner un baguette bajo el brazo de cada francés, o incluso una boina para distinguirlos claramente, en cambio, todos fuman cigarrillos y coquetean hasta la muerte”. 

–Reseña de Sens Critique–.

Netflix

Aymeric Parthonnaud de RTL escribe: “Rara vez habíamos visto tantos clichés sobre la capital francesa desde los episodios parisinos de Gossip Girl o El fin del diablo viste a la moda”; mientras que Rose Baldous de Les InRocks: “París de la serie es como la ciudad poco realista del Moulin Rouge, Coco Chanel, baguettes y Ratatouille”. Por otro lado, en el sitio AlloCiné, dedicado a las reseñas del público, un usuario mencionó: “Una serie que podría haber sido genial si no hubiera caricaturizado a los franceses. En esta serie, a los franceses se les describe como arrogantes, sucios, holgazanes, mezquinos, amargados. Pero por suerte llega esta joven americana para explicarnos cómo funciona la vida”.

Claramente las opiniones para “Emily in Paris” desde Francia no son las mejores, pero tampoco se ha llevado las mejores puntuaciones en otros medios especializados. Por ejemplo en Rotten Tomatoes, le otorgó un porcentaje de 77% de reseñas positivas, mientras que la audiencia fue menos entusiasta con un 69% de aprobación.

Netflix

Otros medios como The Guardian le entregaron solo una estrella de puntuación, señalando que “el show es mucho mejor si dejas de buscar una razón y solo miras el paisaje”, llamándola un “exorcismo de clichés franceses”.

“Emily in Paris” se ubica en los primeros puestos del top 10 global y continúa generando grandes ganancias, sin embargo, y quizás a raíz de esta ola de críticas, probablemente de confirmarse una segunda temporada, deberá hacer algunas modificaciones. 

Eso si, de todas formas esperamos que la noticia de “Emily in Paris 2” llegue pronto.