Por Luis Aranguren
10 febrero, 2020

No existe el cabello rebelde o feo, sin importar cuan difícil sea peinarlo siempre se verá hermoso para las personas amamos y nos aman.

En ocasiones a los padres no les va bien eso de peinar el cabello de sus hijas, quizás no tienen la práctica y les toca aprender por la fuerza. Imagínense lo difícil de esta situación en una familia afroamericana, donde el cabello es más difícil de peinar.

Pues este lindo cortometraje merecedor del Óscar cuenta la historia de una familia así, donde un padre se ve obligado a peinar a su hija pues su madre, quien lo hacía no está.

Sony Pictures

Su pequeña es una chica que sabe lo que quiere, a diferencia de su cabello el cual no quiere ser peinado.

Todo para visitar a su madre en el hospital, de quien podemos presumir sufre de cáncer y no tiene cabello. Es ahí cuando la pequeña al ver a su padre comprende que no importa tanto su cabello «rebelde», porque para su mamá que no tiene cabello es la más linda del mundo.

Una forma de mostrar las situaciones con las que lidian las familias afroamericanas, y como dijo su director durante la entrega: «Esta historia no puede terminar, es necesario que haya más representación».

En la historia del cine y los Óscar, Matthew A. Cherry y la productora Karen Rupert Toliver son los segundo y terceros creativos de color en tener un premio, siendo el primero Kobe Bryant.

Sony Pictures

Es momento de normalizar el cabello rizado, la abundancia es natural y no debe ser ocultada para cumplir con estándares. Vemos muchos tratamientos capilares a las que las mujeres están expuestas, pero ninguno que le permita disfrutar de su larga cabellera.

Por supuesto su productora y director son personas ‘negras’ lo que da fe y un toque de realidad a la película al haber vivido estas situaciones.

Sony Pictures

Como observamos, Karen Rupert al recibir el premio agradeció a su esposo e hijos así que tal vez ella haya estado en esa situación más de una vez. Peinando, desrizando o tal vez dejando de hacerlo para que sus hijas no sufran y se acepten tal cual como son.

Cada vez hay más representación en el mundo del séptimo arte, en animación vimos cómo «Hair Love» se quedó con el premio. Por otra parte «Parasite», representó a la comunidad asiática o mejor dicho coreana con premios y alabanzas ante una película tan buena.

Sony Pictures

Cuando superemos las barreras del color, nacionalidad y ‘raza’ podremos ver que tenemos muchas cosas en común y esas importan más que las diferencias.