Por Antonio Rosselot
17 septiembre, 2019

El tiempo ha hecho su efecto en ambos, pero siguen queriéndose como si realmente fuesen padrino y ahijado.

Si hubiese que acordarse de las dos escenas más tristes de la saga de Harry Potter, ambas tienen muerte incluida: en primer lugar sí o sí va la caída de Dumbledore, que nos dejó a todos con lágrimas; y luego, yo diría que la muerte de Sirius Black, padrino y principal protector de Harry. 

En Harry Potter y la Orden del Fénix, la cuarta entrega de la saga, Black muere asesinado por un hechizo de Bellatrix Lestrange, su prima, durante la Batalla del Departamento de Misterios. Harry sólo volvió a ver a su querido padrino más adelante, cuando convocó a su espíritu con la Piedra de la Resurrección, pero en vida no lo volvió a ver nunca más… hasta hace unos días.

Harry y Sirius se volvieron a encontrar, pero en la forma de sus personajes de la vida real. Daniel Radcliffe y Gary Oldman, uno de los dúos más importantes de la saga, se toparon en el Festival de Cine de Toronto (Canadá), en el cual ambos estaban presentando sus nuevas producciones. Obviamente, había que hacerse la foto de rigor.

Radcliffe llegó a Toronto para presentar su nueva cinta, Guns Akimbo, que trata de la historia de un hombre que, de un momento a otro, adquiere habilidades de gladiador, las que tendrá que usar para salvar a su ex novia de unos secuestradores. En tanto, Oldman se presentó con The Laundromatuna cinta que trata sobre el vasto y perverso mundo de los paraísos fiscales y los negocios turbios, basada en los Panama Papers.

Pero eso no importa: lo que importa es que Harry y Sirius se reencontraron… es lo único que merece nuestra atención.