Por Leonardo Granadillo
10 febrero, 2020

Quien es buen hijo, es buen todo. A sus 55 años el actor tiene muy en claro quién fue la persona más importante detrás de sus éxitos. Mientras algunos estaban allí con sus esposas, novias o citas, él quiso honrar a su madre llevándola a la gala del año.

Es el novio de internet, es uno de los hombres más apuestos del planeta pero sobre todo, es una gran persona y se encarga de reafirmárnoslo cada vez que tiene la oportunidad. Keanu Reeves hizo presencia este domingo en los premios Óscar y sorprendió con una bellísima acompañante.

Mientras las fans de ‘el novio de internet’ mueren por ir de la mano con él, Reeves optó por aparecerse en la nonagésima segunda (92) entrega de los premios de La Academia con la diseñadora Patricia Taylor, su madre. A su personalidad agradable, tranquila, humilde, se le suma otra gran virtud: es un excelente hijo que recuerda de dónde viene.

Reuters

El actor como siempre eligió algo bien clásico. Traje negro Dolce&Gabbana, lazo negro con camisa blanca y botones oscuros. Un detalle no menor y que le sumó a su estilo fue la pañoleta blanca en su bolsillo, lindo toque. Su madre por otro lado, también vestía muy elegante con una especie de color blanco crema y una bella gargantilla. Un look que hacía juego perfectamente con la escogencia de su hijo.

WireImage

Keanu hasta presentó una categoría junto a su ex-pareja Diane Keaton. Entregó el galardón a Mejor Guion Original a Bong Joon Ho de Parasite. Recordemos que la antigua dupla se conoció en 2003, cuando filmaron juntos “Alguien Tiene Que Ceder”.

AFP

La química en el escenario se sintió con facilidad, hasta tuvieron tiempo de jugar una broma cuando Keaton preguntó a Reeves “¿te acuerdas de mí?”, algo que desató las risas en el público.

Recordemos que Keanu a sus 55 años sigue más activo que nunca. A finales de este 2020 estará en Bill&Ted Face The Music, está trabajando en una nueva película de Matrix, después viene con John Wick 4, no se detiene y esperamos que nunca pare. Te adoramos Keanu, este tipo de gestos son los que nos hacen quererte aún más.