Por Pamela Silva
18 abril, 2019

¡Menos mal que valió la pena 😂!, porque la escena de Jon montando al dragón ahora es icónica.

Bueno, lo que todos pensábamos desde hace demasiado tiempo se confirmó a finales de la temporada pasada y Jon lo descubrió en el inicio de la nueva -cuidado, esto puede ser un spoiler si no están al día con Game of Thrones- es un Targaryen hecho y derecho, el legítimo heredo al Trono de Hierro.

Y si teníamos alguna duda de que Jon Snow es realmente un Targaryen como corresponde, se acabaron cuando montó a Raeghal. Porque recuerden, solo los Targaryen pueden montar dragones.

Aunque nosotros vimos un casi majestuoso primer vuelo de dragón para Jon, la verdad es que Kit estuvo a punto de perder un testículo grabando la escena.

HBO

Como imaginarán, los dragones no son reales así que las escenas de Dany -y ahora Jon- montándolos se graban en un estudio en Belfast, sobre una especie de toro mecánico, pero de dragón.

Durante el video detrás de escena del primer capítulo de la última temporada, Kit reveló que no fue fácil montarse en esos aparatos. Sobre todo la parte en la que Jon casi cae.

Ya saben, esta:

«Creo que lo que resume el asunto para mí fue que hubo un momento en el que Jon casi se cae. El dragón gira de forma muy violenta, así, y mi bola derecha quedó atrapada, y no tuve tiempo de decir ‘¡Para!’ y me estaban dando vueltas.

En mi cabeza, pensé: ‘Así es como termina, con este dólar, girándome alrededor de los testículos, literalmente’. Lo siento. Probablemente demasiada información».

-Kit Harington.

Al menos el dolor valió la pena, porque la escena ya se convirtió en uno de los momentos más icónicos de la serie.