Por Pamela Silva
15 marzo, 2019

Trata sobre un niño en Malaui que inventa un sistema de energía eólica que salva a su pueblo de la hambruna, ¿qué están esperando para verla?

Les tengo que ser muy honesta con algo, si bien me gustan demasiado las series de Netflix la verdad es que sus sus películas originales nunca me han convencido del todo. No es que sean malas, pero tampoco son la cosa más buena de este planeta -excepto por Roma, claramente-.

Así que en verdad no le presté mucha atención a El niño que domó el viento cuando anunciaron que la estrenarían, hasta que un domingo muy aburrida en casa decidí verla y me cambió el mundo.

¿La ya vieron? Trata sobre William Kamkwamba, un adolescente de 14 años que vive junto a su familia en un pequeño pueblo agrícola de Malaui, el cual en 2001 padeció una fuerte hambruna.

En el pueblo de William la comida, agua y educación escasean, pero tras hacer un esfuerzo su padre logra que William entre a un colegio local y pueda recibir la educación que él nunca tuvo.

El problema es que pasados unos meses una fuerte sequía azota el poblado, matando los cultivos y provocando una hambruna en toda la población que obliga a las familias a solo comer una vez al día.

Entre medio de todo el caos que provoca la hambruna, el padre de William no consigue el dinero suficiente para pagar la matricula del niño, así que lo expulsan. Pero eso no impide que la creatividad del adolescente se vea mermada, porque el joven está decidido a hacer algo para cambiar el futuro de su pueblo.

Netflix

Usando los conocimientos adquiridos a través de un libro de ciencia que encontró en la biblioteca, William crea un molino que permite capturar energía eólica para que así su pueblo pueda tener electricidad.

Y no solo eso, sino que también les permite obtener agua y así evitar que las personas de su comunidad mueran de hambre.

En el libro que William usa de inspiración aparece cómo hacer un aparato para captar energía eólica, pero él no tiene a su disposición las herramientas que aparecen en el instructivo. Ahí es donde su creatividad e ingenio salen a flote y logra construir el molino con objetos sacados casi de la basura.

Netflix

Esta es la historia de la película, pero también la de una persona real. Porque William es un chico de carne y hueso que en 2001 evitó que su comunidad muriera de hambre, quien a través de Ted Talks convenció a muchos inversionistas de invertir en sus proyectos y así llevar electricidad a muchos sectores de Malaui.

También fue gracias a esas conferencias que consiguió el apoyo financiero para volver a estudiar y no solo terminó el colegio, sino que también estudió ingeniera en la Universidad de Dartmouth.

La película está basada en el libro biográfico co-escrito por el mismo William y Bryan Mealer, es el debut como director de Chiwetel Ejiofor -quien actúa como el papá de William en la cinta- y la primera vez que Maxwell Simba -quien interpreta a William- participa en una producción cinematográfica.

Netflix

Así que ya saben, si no la han visto ¿qué están esperando?