Por Vicente Quijada
27 septiembre, 2018

Si bien había disfrutado de la primera temporada, en la última se enfadó por como dejaron a su esposo y su relación con el príncipe Carlos.

Incluso antes de que saliera al aire “The Crown”, aquella premiada serie de Netflix que retrata la vida de la Reina Isabel II de Reino Unido, los principales miedos apuntaban a la protagonista de carne y hueso y si esta aceptaría una recreación -con componentes de ficción- de su historia. Más considerando su carácter. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la monarca disfrutó con la primera entrega de la serie, luego de que Eduardo -su hijo menor- y Sophie, los condes de Wessex, la introdujeran a ella.

Algo que, lamentablemente para los productores de la ficción, no se prolongó hasta la segunda temporada, debido a un capítulo en particular que “enfadó” a Su Graciosa Majestad. Se trata de “Paterfamilias”, un episodio que muestra los días del príncipe Carlos en el temido internado de Gordonstaun, y en cómo lo trataba su padre, el príncipe Felipe.

Netflix

Según un “cortesano senior” que se comunicó con el diario The Express, “la reina es consciente de que muchos de quienes ven “The Crown” toman la serie como un retrato preciso de la familia real”, y eso ella “no puede cambiarlo”. “Pero puedo afirmar que se enfadó por cómo el príncipe Felipe aparece retratado como un padre insensible con el bienestar de su hijo”, explicó, en referencia al trato que le dio el duque de Edinburgo.

“Estaba particularmente enfadada por la escena en la que Felipe no muestra ninguna simpatía ante un Carlos muy enfadado cuando vuela de vuelta a casa desde Escocia. Eso, simplemente, no ocurrió”, manifiesta la fuente al interior de la familia real.

En esa misma línea, un historiador consultado por dicho medio también defendió al esposo de la monarca británica. “Felipe se ha retratado como alguien cruel por querer mandarle ahí, pero lo hizo por el mejor de los motivos. Cuando él estuvo allí, encontró que las dificultades y los retos eran una motivación. Cuando Carlos llegó, se había convertido en un sitio mucho más convencional”, manifiesta. En la serie, más allá del maltrato que recibe de sus pares, el primogénito de la Reina se enfrenta a un lugar donde debían dormir con las ventanas abiertas y ducharse con agua fría. 

NCJ Archive

Sin embargo, fue él mismo quien, en 1975 y en un discurso frente a la Cámara de los Lores, desmintió que esto fuera de dicha manera. “Siempre me impresiona la cantidad de bobadas que se dicen sobre Gordonstoun y el descuidado uso de antiguos clichés con los que se la describe”, disparó en dicha ocasión y en declaraciones recogidas por The Telegraph. “Solo fue dura en el sentido de que demandaba más de ti como individuo que otras escuelas, tanto en lo mental como en lo físico. Tengo suerte de creer que me enseñó grandes cosas de mí mismo, de lo que soy capaz e incapaz de hacer. Me enseñó a aceptar retos y a tomar la iniciativa: ¿De qué otro modo creen que sería lo suficientemente valiente como para estar ante sus señorías ahora?“, cerró el Príncipe heredero, quien no se ha manifestado al respecto en la actualidad.

Al parecer, no será nada fácil para los productores de “The Crown” reencantar a la Reina, su protagonista.