Por Fernanda Vallejo
27 septiembre, 2017

Fue un amor platónica al borde de suceder en la vida real.

En el nuevo filme de Judi Dench, la actriz volverá a interpretar a la Reina Victoria (antes lo hizo en “Su majestad Mrs. Brown”) en el drama biográfico “Victoria & Abdul”. Pero ahora, se nos introducirá la historia de su cercana relación con su asistente indio, Abdul Karim. Una cinta que promete tocarnos con esta amistad, mostrando una historia distinta de la reina que fue conocida por la época victoriana, un gran reinado y una bella historia de amor.

Focus Features

Esta es la historia real de la amistad entre Victoria y Abdul.

De acuerdo al historiador que leyó el diario personal de Abdul, los dos se encontraron en el Jubileo de Oro de 1887, cuando él fue uno de los sirvientes indios de la reina para facilitar la comunicación con personalidades de India en el evento que conmemoraba los 50 años desde su ascenso. En el diario de ella, por su parte, lo describió como alto con un aspecto serio.

The Telegraph

Tras este evento, Abdul junto a otro sirviente indio viajaron con Victoria a su casa de veraneo en la Isla de Wight. Allí fue donde la conquistó con sus habilidades culinarias haciéndole un pollo al curry con dal y pilaf. De acuerdo al biógrafo de la reina, le gustó tanto que lo añadió a su menú habitual. Intrigada por su cultura, Victoria solicitó que Abdul le enseñase su lengua natal, Urdu. Estas clases se transformarían en el inicio de un intercambio de cartas entre ambos.

Siempre de modo platónico, ya que Victoria firmaba las misivas como “tu querida madre” o “tu mejor amiga”, y pese al descontento de la corte real, Victoria lo promovió como secretario indio de la Reina. Además, invitó a su señora y otros familiares a Inglaterra a hospedarse en el Castillo de Windsor, le entregó residencias reales y un terreno en Agra.

Focus Features

No solo la corte real desaprobaba esta amistad, sino también el hijo de la Reina, Eduardo VII. Tras su fallecimiento, permitió que Abdul atendiese a su funeral, tal como ella quería, pero luego quemó todas las cartas y lo obligó a retornar a Agra. Se quedó ahí hasta su muerte en 1909.

¿Qué te pareció esta triste historia?

Puede interesarte