Por Camilo Morales
17 noviembre, 2020

El esperado estreno de Netflix también nos trae el regreso a la actuación de Sophia Loren. Esta vez mostrando el personaje de una sobreviviente del holocausto que deberá cuidar a un niño huérfano de Senegal. Ambas almas solitarias se encontrarán, en esta cinta dirigida por Edoardo Ponti.

Fue en marzo de 2010, en la miniserie La mia casa è piena di specchi, que se vio por última vez en pantalla a la actriz de 86 años, Sophia Loren. La italiana ganadora de dos Premios Óscar vuelve a actuar para protagonizar una de las cintas más esperadas en el catálogo de Netflix este 2020, se trata de la película italiana La vida ante sí. 

Netflix

En el largometraje Loren se meterá en la piel de una sobreviviente del holocausto quien tendrá una especial relación con un niño huérfano de Senegal, quien a su corta edad se dedica a vender drogas, no le gusta el colegio y se involucra con delincuentes locales.

Netflix

De esta forma, el niño llega hasta el departamento del personaje de Loren para poder enderezar su camino. Ahí es donde parte la relación entre los dos. El problema radica en que la estancia del niño huérfano será solo por dos meses, pero solo esos días bastaron para que estas dos almas solitarias se encontraran. 

La vida ante sí tiene una buena dosis de drama y humor, y está dirigida por el hijo de Loren, Edoardo Ponti, quien readaptó una novela del escritor francés Romain Gary. También cuenta con una canción interpretada por Laura Pausini.

Netflix

Esta nueva adaptación fue hecha bajo márgenes más modernos, diferenciándose de la original en que el personaje interpretado por la actriz italiana se dedica a cuidar hijos de prostitutas que no pueden hacerse cargo.

Esa historia original también fue llevada al cine en 1977, con el nombre de Madame Rosa, y ganó el Premio Óscar a Mejor Cinta Extranjera. 

En esta nueva entrega, se ve al personaje de Loren transitar entre el pasado y el presente, y al niño senegalés, llamado Momo, como el típico niño problema que proyecta mucho amor hacia su cuidadora. Además, contiene la imagen poderosa de esta “donna”, interpretada por Loren, que se siempre se ha hecho muy presente en el neorrealismo cinematográfico italiano.