Por Lucas Rodríguez
2 mayo, 2019

La oscuridad del episodio fue un gran error de parte de los creadores. Por suerte, los fans se pusieron manos a la obra.

Fue espectacular, fue escalofriante y fue quizás el momento más tenso que alguna vez se creado para la televisión, pero la Batalla de Invernalia no los dejó a todos contentos. Dejando de lado las quejas sobre los resultados del conflicto (Arya siempre fue una heroína, supérenlo), la principal queja fue la iluminación. 

Por suerte para todos, cuando algo es tan popular como Tronos, no hay detalle que los fans no vayan a tomar y tratar de hacer justicia. Damas y caballeros, les presento la batalla de Invernalia, iluminada:

GRacias a este verdadero favor a la humanidad, no solo podemos ver con claridad la manera en que nuestros héroes favoritos lucharon no solo por sus vidas, sino que por la de todos los que respiran en Poniente. Las maniobras y estilos de lucha de guerreros como Thormund y el Perro quedaron en claridad, además de la manera en que Jaimie y Brienne se asistieron uno al otro a lo largo dela batalla. 

También, y quizás aun más fundamental que los momentos anteriores, la iluminación permitió notar la escabrosa lucha entre los dragones. Todos quedamos con la idea de que había sido Rhaegal el que despedazó al Viserion zombi, pero no que Daenerys apareció para derribar al Rey de la noche. 

Por último, la muy terrible escena cuando para sorpresa de nadie, las criptas resultaron no ser el lugar más seguro cuando se está luchando contra un monstruo capaz de resucitar a los muertos, gracias a la iluminación podemos notar un detalle: cuando Sansa corre a ocultarse los muertos, lo hace detrás de una tumba muy particular: la de su padre, Ned Stark. 

Aunque que Lord Stark no se haya levantado de su tumba es algo que ningún nivel de iluminación puede explicar.