Por Camilo Morales
23 octubre, 2020

Los productores de AMC veían a Bryan Cranston con un perfil más encasillado en la comedia por su papel en Malcolm. Vaya que los sorprendió, ya no imaginamos a nadie más como Heisenberg.

La serie Breaking Bad, creada por Vince Gilligan y transmitida entre los años 2008 y 2013, es para muchos una de las mejores series de todos los tiempos. La producción fue seguida por millones de fanáticos a lo largo de todo el mundo debido a su trama atrapante, la acción y la calidad de sus actuaciones. Breaking Bad fue ganadora de siete Premios Emmy y dos Globos de Oro durante su exitosa transmisión.

AMC

El programa, que trataba sobre un profesor de química que era diagnosticado de cáncer y se dedicaba a fabricar metanfetamina para distribuirla, tuvo como protagonista a Bryan Cranston, quien se destacó en el papel del profesor, Walter White. Pero no siempre fue él quien iba a ser dueño de ese papel. Antes de eso la producción tuvo otros candidatos que tenían más posibilidades que podían hacerse con el personaje. 

Getty Images

Cuesta pensar en otra persona que haya protagonizado a Heisenberg, este profesor convertido en un temido narcotraficante, pero la verdad es que antes de Cranston había un actor que ya había sido seleccionado para el papel, pero éste lo rechazó. 

Se trata de Matthew Broderick, un actor estadounidense conocido por aparecer en Godzilla, War Games o Inspector Gadget. Broderick estaba seleccionado para el papel y los productores le hicieron llegar el guión final, pero el protagonista de Ferris Bueller’s Day Off finalmente rechazó actuar como Walter White.

Getty Images

Según informa The Hollywood Reporter, en una entrevista Broderick aclaró que rechazó ser Heisenberg debido a que el personaje era muy “malvado” y tenía muchos niveles de “cinismo, por lo que no estaba interesado en aparecer en una serie televisiva con esas características.

Luego de este impasse, Gilligan quería a Cranston para hacer el papel, pero los productores de AMC encontraban que su perfil como actor no tenía nada que ver con Breaking Bad, debido a su papel como Hal en Malcolm In The Middle que estaba más encasillado en la comedia. Para ellos hacía un personaje que era “amoroso” y “gentil”. Finalmente Gilligan los convenció y Cranston dio el sí definitivo, sin pensarlo dos veces. Ahí nació el Walter White que todos conocemos.