Por Lucas Rodríguez
20 noviembre, 2020

El actor es tan famoso por sus clásicos de los 80s, como por su trágico diagnóstico de Parkinson prematuro. Su retiro es más bien un descanso muy bien ganado.

Cada una de las décadas del siglo pasado tuvieron sus propias características, al menos en lo que respecta a sus películas. Es muy probable que las que más recordemos todos, y sigamos visitando, sean las últimas cuatro del siglo XX. Desde los años 60s en adelante, el cine de Hollywood sufrió las transformaciones más grandes que se le han visto, abriendo espacios para variedades enormes de películas, así como historias más interesantes que las que solo se veían en las décadas anteriores. 

@realmikejfox

Dentro de ellas, una de las que sigue siendo una de las más queridas, sin duda que es la de los 80s. La década se caracteriza por la predominancia del cine de acción, lo que dio origen a estrellas como Arnold Schwarzenegger o Bruce Willis. Pero también, a protagonistas que no eran necesariamente montañas de músculos, sino que un océano de risas. 

@realmikejfox

Nadie representa mejor esta clase de protagonista que Michael J. Fox. El actor tenía un aura muy especial, que hoy es difícil de encontrar. Es cierto que era apuesto, pero su gracia estaba en lo intrepido que era, sin nunca dejar de parecer alguien que podría vivir en la casa de al lado de la nuestra.

@realmikejfox

La saga que lanzó a la fama a Michael sin dudas que fue la de Volver al Futuro. Las tres películas que salieron desde esta historia se basan todas en una premisa tan simple como divertida: un científico loco inventa una máquina del tiempo y su mejor amigo, un chico de secundaria, termina viajando atrás y entrometiéndose en la historia de sus padres. Las paradojas temporales que salen de estos eran la base de la comedia, así como lo que inspiró al nacimiento de Rick & Morty. 

@realmikejfox

Pero al poco andar de haber encontrado el éxito en esta saga, Michael sorprendió al mundo con una de las noticias más impactantes que han salido de hollywood: aun joven, Michael había sido diagnosticado con el mal de Parkinson.

@realmikejfox

Esto causó que una ilustre carrera tuviera que ser interrumpida antes de tiempo. Michael siguió aceptando papeles pequeños en los últimos años, pero nunca pudo volver a ponerse al mando de una saga como la de Volver al Futuro. Luego de varios años así, Michael anunció recientemente su retiro definitivo de la actuación. 

Universal Pictures

En una autobiografía publicada recientemente, Michael reveló su decisión. Memorizar palabras y repetirlas ya le cuesta muchísimo trabajo, por lo que prefirió hacerse a un costado. Sea como sea, Michael ya dejó su marca en la historia del cine. La mejor prueba de ello, es que las películas de Volver al Futuro siguen siendo tan buenas como en el momento en que fueron estrenadas.