Por Antonio Rosselot
28 noviembre, 2019

Netflix quiere tener más presencia en salas de cine, ya que así pueden asegurarse de trabajar con directores de alto perfil. Y claro, no podían comenzar con otro cine que no fuese el mítico Paris Theatre de Nueva York.

El ascenso de Netflix en los últimos 5 años ha sido realmente meteórico. Pasó de ser una siempre plataforma de películas y series ‘on demand’ a ser uno de los servicios de streaming más grandes y universales de todos, además de tener su propia productora audiovisual.

Y ahora, lo que faltaba: acaban de alquilar a largo plazo el Paris Theatre, un icónico cine de Manhattan (Nueva York, EE.UU) para poder proyectar sus películas sin problemas.

ABC7

«Después de 71 años, el Paris Theatre tiene un legado incuestionable y sigue ofreciendo una experiencia única al visitar el cine. Estamos increíblemente orgullosos de preservar esta institución histórica de Nueva York para que continúe siendo la casa cinematográfica de los amantes de las películas».

Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix, en comunicado de prensa

A varios les puede parecer raro: si lo de Netflix funciona vía internet, ¿por qué diablos alquilan un cine? La explicación está en la calidad de sus productos, ya que si quieren seguir trabajando con directores de renombre, como Noah Baumbach o Martin Scorsese, necesitan tener más presencia en salas.

La movida de la gigante del streaming apunta bastante alto. Si bien sus películas son de alto perfil, no están teniendo demasiada visibilidad en salas ya que, luego de su estreno, la compañía sólo espera 4 semanas antes de lanzarlas en línea, menos del tiempo establecido por los cines.

En el caso de The Irishmen, por ejemplo, Netflix esperaba tener mayores ganancias pero falló en asociarse con las cadenas grandes de cine, por el tema que mencionamos antes. Así que independiente de su gran cantidad de recursos, estos problemas podrían afectar a Netflix, ya que aquí nadie puede asegurar a los directores de alto calibre que sus películas serán vistas por la gente o que vayan a ganar premios.

Por lo mismo, Netflix puede asegurar que sus películas tendrán la visibilidad que merecen si es que compran o arriendan cines para ellos mismos. Además, esos lugares pueden ser centros de eventos para lanzamientos, estrenos, charlas o lo que quieran.

Una movida bastante inteligente por parte de la N roja. ¡Veremos si sus cines tienen el mismo nivel de atención que su versión online!