Por Pamela Silva
23 agosto, 2018

“Saben que fracasaron, saben que van a volver a fracasar pero aún así quieren hacer secuela, les gusta el fracaso”, dijeron.

Desde que anunciaron que Netflix haría un live action estadounidense de Death Note, uno de los anime más populares de la historia, sabia que sería controversial. E innecesario, ¿por qué tomar algo que fue tan bueno y hacer una nueva versión que no lograría, bajo ningún concepto, dejarlos a todos felices?

Y claramente, se convirtió en una de las producciones más controversiales de Netflix no por su contenido, sino que porque la gente o la odiaba o la amaba. 

Con otras producciones, pasaba que todos parecían de acuerdo que era una basura o una obra maestra.

En general, muchos fanáticos de la historia original -tanto del manga como del anime- consideraron la producción una falta de respeto, mientras que a otros no les pareció nada de malo que adaptaran la trama.

El punto es que la gente que la odia, la odia con demasiada pasión y creo, sin tener ningún estudio que avale lo que estoy diciendo, que debe ser una de las producciones más fervientemente odiadas del sitio de streaming.

Netflix

Y como si fuera poco todo ese odio, Netflix acaba de confirmar que va a desarrollar una secuela de su versión de Death Note. 

Así reaccionaron algunas personas en Twitter tras enterarse de la noticia:

Personalmente, odié la primera con mi alma y tengan por seguro que también voy a odiar la segunda.