La historia del asesino por internet Luka Magnotta de Netflix es tan escalofriante que ha dejado a todos perplejos.

Despedimos el 2019 y con el grandes producciones en el mundo del cine y las series. Pero uno que sin duda fue protagonista el año pasado fue Netflix porque con sus estrenos logró cautivar a la audiencia y reafirmar su reinado en el streaming.

Uno de aquellos éxitos que ha sacado aplausos luego de su estreno llegó en el último mes del año llamado ‘No te metas con los gatos: Un asesino en internet’. Una serie documental de tres episodios que nos cuenta la historia de un cruel sujeto que subía videos infames de asesinatos a Internet, y la búsqueda de un grupo de personas comunes y corrientes por capturarlo. 

A través de Facebook un personaje anónimo subió un video que indignó a las redes sociales: se trataba del cruel asesinato a dos gatitos a través de métodos de tortura que dejaron realmente shockeados a todos quienes lo vieron. Es desde este fuerte inicio que comienza una captura internacional para Luka Magnotta. 

The National Post

La historia de esta serie documental de Netflix gira en torno a este grupo de personas que se reunieron por Facebook para dar con el paradero del asesino, donde vemos un gran manejo de la producción por mantenernos atentos y hacernos sentir cada vez más pequeños por el gran poder y secretos que puede tener internet. 

Netflix

El documental también viene acompañado de grandes giros debido a la dificultad de dar con la identidad de una persona anónima en una red, y luego la intensidad con que realmente se buscaba a Magnotta por sus crímenes, ya que todos alertaban que se convertiría en un ‘asesino serial’. 

Luego ya estamos enfrentados al despiadado asesinato que cometió hacia una persona y que también subió a internet, finalmente culmina en la captura de Magnotta catalogado como un personaje narcisista y sin escrúpulos.

The Canadian Press

Pero la serie dirigida por Mark Lewis también ha estado marcada por la crítica, porque a pesar de que el true crime y la no ficción se cumplieron a cabalidad en este documental, la verdad es que tiene un final poco compresible y que nos deja con una sensación de culpabilidad. 

En los últimos segundos, se vive casi como a una sentencia hacia la audiencia, donde se establece un diálogo entre la pantalla y nosotros en donde nos preguntan si acaso somos cómplices de estos crueles actos. 

“¿Somos peones? ¿Nos usó para que lo ayudásemos a contar su historia? ¿Qué papel desempeñamos? Antes de aceptar hacer este documental, pensamos si en serio queríamos hacerlo. ¿De verdad queremos darle más tiempo en pantalla?

¿Alimentamos su narcisismo hasta que tuvo que avanzar? ¿Lo impulsamos a hacer lo que hizo? ¿Alimentamos al monstruo o lo creamos?

Y tú, estás en la casa viendo un maldito documental sobre Luka Magnotta. ¿Eres cómplice? Tal vez sea hora de apagar la máquina”

Netflix

Estas últimas palabras han dejado desconcertado al público apelando a que la verdad no somos para nada cómplices de tales actos por ver una serie documental en Netflix, lo que lleva a arruinar toda la propuesta o tesis expuesta durante los tres episodios. 

Quizás es un final para dejarnos nerviosos, pero creemos que el documental ya tiene suficientes detalles y escalofriantes escenas como para terminar con una sensación tan amarga. 

De todas formas, te invitamos a que no dejes esta producción de lado debido a que nos muestra la forma en que se maneja internet, los secretos ocultos de la red y cómo no, también la moralidad del ser humano.