«¿Quién mató a Jeffrey Epstein?» es el nombre de la nueva serie documental que llegará a la televisión británica este 6 de junio, para sumarse al éxito de la ya estrenada producción de Netflix sobre el delincuente sexual.

Estos últimos días la figura de Jeffrey Epstein y su terrible red de explotación sexual de menores ha quedado expuesta al mundo gracias al documental de Netflix llamado «Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico», donde en un total de cuatro capítulos se revela la cruda realidad que vivieron diferentes menores que fueron abusadas por él durante largos años.

Tras conocerse la verdadera cara de este multimillonario financiero, fue condenado a prisión por sus actos, pero no logró llegar al juicio final, ya que fue encontrado muerto en su celda en agosto del año pasado tras presuntamente haberse suicidado, como dijeron las autoridades en aquel momento.

Sin embargo, para algunos este final no termina de calzar. 

Netflix

Es por eso que este 6 de junio llegará a la televisión un nuevo documental en torno al magnate estadounidense, donde se buscará descubrir cómo realmente murió Jeffrey Epsetein. 

Su nombre es ¿Quién mató a Jeffrey Epstein? y se emitirá en el canal de televisión británico Quest Red. En él, se profundizará en las misteriosas circunstancias que rodearon la muerte de este hombre a los 66 años en 2019, y que ya nos había dejado un breve adelanto la producción realizada por Netflix.

Netflix

Según lo constatado por las autoridades, Epstein murió en su celda en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, el 10 de agosto de 2019. Su muerte fue declarada como un suicidio por ahorcamiento. Sin embargo, todo parece indicar que hay algo mucho más siniestro detrás del deceso. 

¿Epstein realmente se suicidó o fue asesinado?

Al ser un hombre muy poderoso y del mundo de los negocios, Epstein siempre se relacionó con otros hombres igual de poderosos, entre los que destacan personalidades como el Príncipe Andrés, Donald Trump, Elon Musk, Bill Gates y el ex presidente Bill Clinton. 

Netflix

Es a partir de eso, que muchos creen que su muerte fue la salida perfecta para encubrir otras revelaciones incómodas que involucrarían a más de alguno otro conocido. ¿Epstein realmente se suicidó o fue asesinado?, es la pregunta central de este documental. 

Una de las revelaciones más fascinantes del documental, es que Epstein realizó algunos cambios significativos en su testamento solo unos días antes de su muerte, lo que podría haber tenido un impacto importante en sus presuntas víctimas que recibieran compensaciones.

«Epstein, 48 horas antes de que se suicidara, si eso es lo que sucedió, vuelve a presentar y cambia su voluntad para convertirse en un fideicomiso en las Islas Vírgenes» dijo el periodista Thomas Volscho.

PA

«A las personas en las Islas Vírgenes que son mayores, sus abogados les aconsejan ‘no presenten su patrimonio o su testamento o su sucesión en las Islas Vírgenes, archívelos en el continente’, porque tomará nueve, diez años antes de que la gente pueda ver cualquiera de los beneficios de eso.«Entonces, esto hará que sea muy difícil para las víctimas obtener algún tipo de restitución de su patrimonio».

Esta teoría también está respaldada por Bill Mersey, el ex recluso y consejero de vigilancia de suicidios de Epstein en el momento de su muerte, quien está seguro de que el financiero se suicidó.

Él dijo: «No hay forma de que alguien entre allí y lo mate. ¿Sabes a cuántas personas tendrías que pagar para entrar y matarlo? Simplemente no hay manera».

Netflix

«Para todos los teóricos de la conspiración sobre el suicidio y asesinato de Jeffrey Epstein, esto es lo que digo: ustedes son los mismos tipos que piensan que el alunizaje fue falso. No sean ridículos. Supérenlo, se suicidó». No hay ninguna duda al respecto en mi mente. Caso cerrado para mí » concluye en parte del documental.

Si bien la teoría de que realmente se suicidó es la que manejan personajes que estuvieron involucrados en la historia, el documental intenta revelar la verdad de otros que creen que no fue así, mostrando una serie de pruebas que justificarían esta teoría. 

Un caso que no deja de sorprendernos.