Por Fernanda Vallejo
4 septiembre, 2017

La brillante actuación de Jason Bateman le da un gran potencial a este thriller.

Si uno de los líderes del segundo cartel de drogas más poderoso de México te pidiera que formes parte de su equipo, ¿lo harías? No tendrías relación directa con el tráfico, para nada. Es más, harías la gestión desde la misma oficina en la cual llevas tiempo trabajando, sentado en tu escritorio, mirando tu computador. No tendrás absolutamente nada que ver con el área sucia del cartel, con las armas, los conflictos de poder, los asesinatos. Pero sí con la enorme cantidad de dinero que ingresará a tu bolsillo mes a mes. No suena tan mal, quizás lo considerarías. Quizás dirías que sí de inmediato o al menos, después de meditarlo por un tiempo.

Ya sabemos que es ilegal, pero es algo que sin duda beneficiará económicamente a ti y tu familia por el resto de sus vidas. ¿Sí? ¿Aceptas?

Netflix

La tentación podría estar latente en cualquiera de ustedes y no somos nadie para juzgar, pero lo primero que tendrías que saber es que con un cartel de drogas así de importante, nunca, pero nunca, estarás alejado del lado perverso de la operación. 

Eso es lo que nos enseña la nueva serie de Netflix, «Ozark». 

Jason Bates («Quiero matar a mi jefe») se distancia de las comedias para interpretar el papel de Marty Byrde, un asesor financiero de Chicago casado con dos hijos. Pero por mucho que lo parezca, Byrde no es un padre de familia común, pues trabaja lavando dinero para un poderoso cartel mexicano. Luego de que una labor saliera muy mal, el protagonista se ve obligado a trasladarse junto a su familia a Los Ozarks, una zona de veraneo en que deberá realizar la operación más compleja y peligrosa de su vida. 

Netflix

Personajes ordinarios que parecen nunca salir de su cotidianidad pese a este enorme asunto que los atormenta son el pilar fundamental de este drama. Sometidos a vivir en los alrededores del río, el sentido de normalidad que se le da a la situación resulta atrayente para el espectador. Tanto así, que los mismos niños saben lo que está haciendo su padre y no se inmutan para nada. Esto nos acerca un poco a la familia Byrde, al hacernos sentir que nos podría pasar a nosotros en cualquier momento y tendríamos que continuar nuestras vidas como si nada pasara.

Esto no quiere decir que estén exentos de problemas. No, todo lo contrario. En cada episodio Marty se ve enfrentado a un nuevo conflicto que le hace más difícil alcanzar su meta, pero debido a su gran astucia e inteligencia para salir victorioso de situaciones complejas, el protagonista, en ocasiones, zafa. Estos constantes apuros acompañados de la característica música de thriller psicológico generan una sensación de angustia permanente en la audiencia. Uno tras otro, los capítulos se van intensificando en cuanto a su contenido dramático.

Netflix

Personajes realmente perversos sin duda aportan a la constante inquietud y temor por la vida de la familia. Al igual que un villano-héroe, Ruth, el tipo de personaje infaltable para este estilo de serie.

La complejidad de cada uno de los personajes principales también es un llamado a la intriga. Cada uno de ellos tiene motivos que los llevan a actuar de manera extrañas en algunos momentos, pero de todas formas, estos comportamientos peculiares son un apoyo para la insidiosa trama principal.

Netflix

Por el momento, «Ozark» es un show que promete. Aún no está ni cerca de alcanzar los niveles de sus pares como «Breaking Bad», pero la brillante actuación de Bateman a quien acostumbramos ver en comedias, y su esposa Wendy interpretada por Laura Linney («El show de Truman») sugiere un gran potencial para este thriller de Netflix.

¿Ya la viste?

Puede interesarte