Por Lucas Rodríguez
7 febrero, 2019

Para interpretar a Killmonger, el actor buscó aislarse de sus seres queridos. Dio una gran interpretación, pero necesitó someterse a terapia para volver a expresar afecto.

Independiente de cómo le vaya en los Oscars de este año, Pantera Negra, la película de superhéroes de Marvel que superó todas las expectativas, ya ha hecho historia. Demostró que una película dirigida y protagonizada por actores afroamericanos puede ser un mega éxito global y ganarse a todos los críticos.

Parte importante del reconocimiento que se llevó esta cinta ha sido gracias a que cuenta con uno de los mejores villanos que ha producido el universo Marvel. Eric Killmonger, el primo con tendencias terroristas pero comprensibles de Pantera Negra fue alabado en todos lados.

https://www.instagram.com/p/BWgkZPyhMpg/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

El éxito de este personaje fue en gran parte debido a la muy efectiva interpretación de Michael B. Jordan. El actor le dio al personaje una intensidad única, que lo hizo sentir cercano a pesar de que sus medios y objetivos podían no siempre ser los mejores. 

Pero lograr esto no vino sin sus costos. En una entrevista reciente con Oprah Winfrey, Jordan explicó que el rol le llevó una preparación muy desgastante. Para comprender la mentalidad del personaje, el actor se aisló de su círculo social. 

https://www.instagram.com/p/Bf0n8ZVhMxD/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Estas decisión terminó por afectar gravemente la psiquis de Jordan. En la entrevista, el actor contó como debió buscar ayuda profesional. Comenzó a asistir a terapia, donde trabajó la distancia que sentía con el mundo y su dificultad para expresar amor. 

Reajustarme a que la gente se preocupe de mí, recibir ese amor que había negado. Negué el amor. No quería amor. Quería estar en este lugar solitario por todo el tiempo que pudiera.

–Michael B. Jordan para «SuperSoul Conversations»

Es una rareza que no lo hayan nominado como mejor secundario. Su papel fue realmente sólido.