Por Camilo Fernández
10 abril, 2018

¡Hay que verla sí o sí! Es una de las historias más originales del género de este último tiempo.

Todos dudamos de Steve Carell de “The Office” cuando supimos que iba protagonizar una película dramática. Antes de “Foxcatcher” (2014), fue estigmatizado por solo tener papeles en la comedia. Lo mismo le pudo haber pasado a John Krasinski, otro actor de la misma serie, pero que torció su destino de solo ser “Jim Halpert”.

El actor es responsable de dirigir una película de terror que está arrasando en la críticas, con un 96% en Rotten Tomatoes con más de 150 críticas positivas.

La misma página describe a “Un lugar en silencio” como un filme que  “ingeniosamente juega con los miedos elementales con una criatura despiadadamente inteligente que es tan original como aterradora, y establece al director John Krasinski como un talento en ascenso”. 

Siendo una película de este género, es casi que revolucionario, ya que este tipo de películas siempre son mal vistas por las crítica, opuesto al público que las ama y arrasa yendo al cine con funcione llenas.

Paramount Pictures

Lo otro genial, es que Krasinski aparte de dirigir y actuar, también lo hace con su esposa, la gran actriz Emily Blunt. Y tiene toda la lógica, ya que la película se centra en un trama familiar. 

Paramount Pictures

La película cuenta la historia de esta pareja junto a niños que vive en un bosque, viviendo aislados del resto del mundo en el 2020, ambientado en escenario post-apocalíptico en donde unas criaturas extraterrestres amenazan la vida de todo ser viviente. Estas son hipersensibles al sonido, por los supervivientes deben procurarse de no emitir ruidos. 

Debido a esto, la familia solo puede y debe comunicarse en silencio a través del lenguaje señas.

Paramount Pictures

El sitio especializado IndieWire calificó  la película como “fascinante” y que casi es “enteramente silencioso” que “irradia la desesperación”.

Variety aseguró que “a veces, adentrarse en la astuta longitud de onda de una película de horror y simplemente dejarse llevar, puede ser parte de lo divertido”.