Por Pamela Silva
31 octubre, 2018

Y eso que vi varios capítulos a las dos de la mañana, sola en mi casa.

A pesar de que la tenía en la vista desde que salió el primer trailer, recién pude ver The Haunting of Hill House una semana después de su estreno porque justo esos días tuve demasiadas cosas que hacer. Y no me gusta ver un capítulo el lunes, otro el viernes y terminarla a la semana siguiente. 

Así que me esperé y, durante ese período, salían y salían noticias de personas que estaban completamente aterradas de la serie, diciendo que casi que era masoquismo verla solos un día por la noche.

Y honestamente cuando empecé a verla, no sentía ese miedo aterrador que había leído tantos sentían.

 

Netflix

Eso no significa que la serie no me gustaba o que me hubiese decepcionado, todo lo contrario. Desde el primer capítulo cuando (spoilers, ALERTA GIGANTE DE SPOILERS) Nell muere que supe que sería una serie que vería en un par de días.

Y así fue, porque es demasiado hipnotizante la forma en la que narran la historia. Podría haber sido demasiado confuso, con tantos cambios en el tiempo, pero nunca fue así: cada nuevo momento se entrelazaba demasiado bien al anterior y al próximo, creando una narrativa perfecta que permitía entender todo lo que pasa al mismo tiempo que sembraban dudas y dudas.

Pero seguía sin sentir miedo, sin estar aterrada. Incluso viéndola sola en mi casa, seguía sin sentir un pánico aterrador en algún momento de la serie.

Netflix

Porque cuando aún no veía la serie y leía comentarios sobre quienes la veían, pensaba que de eso se trataba The Haunting of Hill House. De sentirse asustado de hasta cuando el perro salía de la casa por su puerta, de hacer un mínimo ruido o de pegar un grito histérico cuando algo pasaba.

El punto es que ese no es el miedo de The Haunting of Hill House, es uno mucho peor. No es ese miedo momentáneo que se pasa cuando se apaga en la pantalla, es uno mucho menos histérico, pero mucho más permanente.

Personalmente, y creo que es posible que la serie provoque diferentes cosas en diferentes personas, me dejó con una angustia muy, muy grande. 

Netflix

Me costó darme cuenta de que inconscientemente pasé varios días mirando por el rabillo del ojo buscando fantasmas que no existían, con una opresión en la boca del estómago que no podía entender del todo. Pensando constantemente que algo malo, muy malo iba a pasar. 

Me detuve a pensar dos veces cada vez que conversaba con mi familia, en cómo le decía las cosas y cómo solucionábamos los problemas que tenía. No pude evitar preguntarme si mi hermano, mi único hermano que por primera está viviéndolo solo, estaba realmente o si había algo que no me estaba dando cuenta. 

Netflix

The Haunting of Hill House me dejó con una angustia que duró días, una angustia sobre perder a mi mamá, sobre qué pasaría si a mi hermano le sucede algo, una angustia demasiado real que no tenía nada que ver con asustarme por ver un fantasma.

Y eso precisamente, es lo que la hace tan aterradora ¿no creen?