Por Fernanda Vallejo
29 septiembre, 2018

Nuevamente se trata de una analogía (ALERTA DE SPOILERS).

(Si no has visto “Mother!” deja de leer). Si estás leyendo esto es porque probablemente viste “Mother!” y estas extremadamente confundido. Te entiendo. No se puede negar que la actuación de Jennifer Lawrence es impecable y que es una película que o la amas o la odias, pero de todas formas te pasas los 120 minutos mirando con cara de extrañeza la pantalla.

Paramount Pictures

Por eso es que hicimos una guía para quienes necesitaban una explicación luego de ver una película con tantos niveles de locura. De todas formas, hay muchísimos aspectos de la película que probablemente quedarán por siempre con el signo de interrogación abierto, pues no tiene sentido buscarle la lógica a imágenes así de perturbadoras.

Lo que sí queda en el tintero en “Mother!” —y es algo que ni el director Darren Aronofsky, ni los protagonistas Jennifer Lawrence y Javier Bardem, han tratado—, es aquel brillante líquido amarillo que la madre toma en más de una ocasión durante el filme.

Paramount Pictures

Después de la tormenta siempre sale el sol

Así como ella vendría siendo la naturaleza, la casa es la Tierra y el poeta, el creador, el remedio que podría ser para calmar la ansiedad, se asemeja bastante a la luz del sol. 

Cada vez que algo extraño o malo sucedía, Lawrence se sentía mal, veía cómo su casa volvía a sus raíces quemadas y casi se ahogaba si no fuera porque finalmente llegaba al baño y tomaba una gota de un curioso líquido amarillo mezclado con agua. Esto se podría relacionar a que después de la tormenta siempre sale el sol. 

Paramount Pictures

Además, podría ser interpretado como una especie de fotosíntesis. Cuando las plantas no son regadas ni expuestas a la cantidad de luz solar que necesitan comienzan a morir, pero apenas se cuidan de la forma en que lo requieren, vuelven a la normalidad.

La madre habitualmente tomaba este líquido y cuando queda embarazada, lo bota. El proceso de las plantas permite, gracias a la energía de la luz, transformar materia inorgánica, en una orgánica rica en energía. Además, la fotosíntesis tiene dos etapas, la primera depende de la luz y la segunda solo de la temperatura, completamente independiente del sol. Así el sol le habría permitido crear al bebé y una vez embarazada, ya no requiere de la luz.

¿Qué te parece esta teoría?

Puede interesarte