Por Lucas Rodríguez
5 marzo, 2019

Llegó a Hollywood con el sueño de convertirse en actor. Tuvo que pasar varios años de audiciones fallidas y duros trabajos para conseguirlo. Su muerte deja un hueco en la historia de las series.

Tanto si lo conociste cuando era un joven actor que aun perseguía su sueño de ser una estrella en Beverly Hills 90210, o más tarde, como parte del gran elenco de la serie Riverdale en Netflix, Luke Perry fue uno de esos actores que derribaron las barreras entre ficción y realidad. 

https://www.instagram.com/p/Bum62DwjWux/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Tan famoso fue su papel como Dylan McKay en Beverly Hills 90210, que mucha gente comenzó a confundir su nombre con el del personaje. Pero el camino para llegar a dar vida a un personaje así de icónico no fue nada fácil. 

Perry llegó a Hollywood a mediados de los 80s. Era un joven con más ambiciones que capacidades, por lo que tuvo que tomar muchas clases de actuación, las que pagaba con trabajos como trabajar arreglando calles o lustrando zapatos. 

https://www.instagram.com/p/BuoLLgwhZxM/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Luego de papeles pequeños en cortometrajes o dramas independientes, la suerte cayó rendida a sus pies. Luke Perry asistió a las audiciones de una nueva serie que estaba creando el exitoso productor Aaron Spelling. Se iba a llamar Beverly Hill 90210.

Lo que no se sabía es que Perry originalmente audicionó para otro personaje, el del atleta Steve Sanders. Pero el productor vio otra cosa y decidió ofrecerle el papel de Dylan Mckay, más un delincuente juvenil que un atleta. 

Su interpretación y buena apariencia lo hicieron instantaneamente icónico. Lo llegaron a comparar con James Dean, el legendario actor que dio origen al arquetipo del joven bello pero aproblemado. 

La serie estuvo en el aire por 10 años, terminando con el cambio de siglo. Luego de ella, Perry mantuvo una carrera más bien austera, aunque no dejó pasar una oportunidad para aparecer en Los Simpsons o Padre de Familia. 

Antes de que un derrame cerebral acabara con su vida a la edad de 52 años, Perry había tenido otro gran momento en su carrera, como parte del elenco de la serie Riverdale. Ya mayor y con más experiencia, estaba mostrando un lado de su personalidad muy distinto al de la serie que lo hizo famoso.

https://www.instagram.com/p/BuoKBVll3XX/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Una verdadera pérdida, que llega solo un día después de otra trágica muerte antes de tiempo, la de Keith Flint de The Prodigy.