Por Ignacia Godoy
5 septiembre, 2017

Gritamos y cerramos los ojos pero podría haber sido aún peor.

Una de las escenas más míticas de la historia del cine tiene que ser aquella en la película de Rob Reiner (“Cuando Harry conoció a Sally”). “Misery”, basada en la novela de Stephen King, nos sacó a todos un grito en el momento en el que el personaje de Katie Bates le rompe el pie a su escritor favorito para que no se escape.

Columbia Pictures

Si no cerraste los ojos con ese momento en específico, entonces realmente eres valiente, porque lo mínimo que hacía era revolverte el estómago. Sin embargo, y como varios ya sabrán, la historia original es un poco distinta en el libro. Ya que el pie no es quebrado sino que cortado con un hacha y cerrada la herida con un soplador de fuego.

Columbia Pictures

Sí, así de terrible. Pero los directores que pasaron por el proyecto en un inicio, no quisieron hacer la escena original de mutilación e incluso renunciaron varios a la cinta por esta razón. Como ocurrió con George Roy Hill (“EL golpe”) y Bette Midler (“Hocus Pocus”), quienes admitieron después, que no podían ni siquiera imaginarse gritando “Acción” para grabar esa secuencia.

Columbia Pictures

Por esa situación, el mismo productor Rob Reiner decidió que dirigiría él mismo su el filme. Sin embargo, tampoco fue capaz de ser fiel a la trama de King y cambió el guión por lo que conocemos hoy en día.

Columbia Pictures

Aunque nos parece extraño que el cine haya elegido una forma menos terrible de mostrar la novela de King, tenemos que admitir que esta escena sigue siendo una de las más impactantes en la historia del cine.

Columbia Pictures

¿Sabías que había causado tanta polémica?