Por Pamela Silva
16 marzo, 2018

Nicolas Cage llegó al set con la cara pintada como calavera.

Uno ve a los actores realizando grandes papeles, interpretaciones dignas de premios y los admiramos por algunas de sus trabajos, pero no tenemos cómo saber como son en la vida real. ¿Simpáticos, agradables o unos idiotas insoportables con el ego por las nubes?

Es posible que muchos de ellos sean, de hecho, personas agradables y decentes, pero hay otros que no.

Para muchos elencos y equipos, trabajar con alguno de estos actores ha sido una verdadera tortura. 

1. George Clooney en Tres Reyes

David O. Russell, el director tras El lado bueno de las cosas o El peleador, tiene una fama de ser iracundo y bastante volátil en el set de grabación. Hay muchos actores que aguantan su comportamiento, pero George Clooney no fue uno de esos.

Durante las grabaciones, Russell despidió a un miembro del equipo de producción y Clooney simplemente no pudo soportarlo, enfrentándose al director. La reacción de Russell fue pegarle en la cabeza, lo que hizo que Clooney le hiciera una llave en el cuello. 

George ha dicho que si se topa nuevamente con el director, posiblemente lo golpearía en la cara.


2. Jamie Foxx en Un domingo cualquiera

Un domingo cualquiera fue la película que lanzó al estrellato a Jamie Foxx, lo que mucha gente no sabe es que durante la grabación de la película el actor se agarró a golpes con su coprotagonista, LL Cool J.

En una escena donde ambos de sus personajes están discutiendo, LL Cool J golpea a Foxx improvisando. A Jamie no le agradó mucho y paró la escena, advirtiéndole a su compañero que no volviera a hacer eso, pero él no le hace caso y cuando parten de nuevo le pega otra vez. 

Esta vez, Foxx devuelve el golpe y comienzan a pelear.


3. Bruce Willis en «Dos inútiles en patrulla»

En una entrevista, el director Kevin Smith reveló que su experiencia de trabajo con Bruce Willis había sido terrible. Dijo que el actor era agresivo y que tenía mal genio, además que hacía bromas sobre él hacía con el resto del equipo.


4. Edward Norton en American History X

Edward Norton es conocido por ser un tipo difícil con el cual trabajar, pero su historia más intensa es una pelea eterna que tiene hace años con Tony Kaye, director de American History X.

Sucede que a Norton los estudios le permitían presentar su propia versión de la película, y finalmente fue esa -y no la del director- la que se emitió y fue aclamada por la crítica, haciendo que ambos se pelearan en más de una ocasión.


5. Vin Diesel y Dwayne Johnson en Rápido y Furioso

Desde que murió Paul Walker, Dwayne «La Roca» Johnson tomó más protagonismo en la franquicia, algo que no le agradó mucho a Vin Diesel porque se reveló que ambos no se llevan nada de bien y que de hecho varias veces pelean en el set de grabación. 

Esto de hecho provocó que parte del elenco tomara partido por uno o por el otro. Además, cuando se supo que Johnson buscaba protagonizar un spin-off de la saga, las cosas se pusieron aún más feas.


6. Jennifer Lopez en Qué esperar cuando estás esperando 

Jlo es una gran estrella de comedias románticas, pero parece que no todo sobre ella es gracioso. Se reveló que durante las grabaciones de «Qué esperar cuando estás esperando», Jennifer se negó a hablar directamente con todas sus co estrellas y equipo, sino que lo hizo a través de una persona que se encargó de expresar sus deseos, intención y cualquier cosa que quisiera comunicar la artista.


7. Julia Roberts en El retorno del Capitán Garfio

Steven Spielberg es un tipo simpático y agradable que pocas cosas logran sacar de sus casillas, Julia Roberts fue una de ellas. Cuando la actriz estaba interpretando a Campanita, estaba recién saliendo de una fea ruptura con Kevin Sutherland y no fue nada fácil trabajar con ella.

Durante las grabaciones Roberts fue hosca y errática, siendo detestada por el elenco y equipo. Y aunque ella ha negado este comportamiento, Spielberg ha dicho varias veces que esa experiencia le impediría volver a trabajar con ella.


8. Shia LaBeouf en Furia

Shia estaba demasiado comprometido con su personaje de un joven miembro de un equipo de tanques durante la segunda guerra mundial, quizá demasiado comprometido. LaBeouf no se bañó durante los cuatro meses que duró la grabación, se fue a meter a una base militar y terminó sacándose un diente a sí mismo y cortándose la cara por voluntad propia. 

Al final, lo tenían relegado en un hotel separado del resto del elenco y equipo.


9. Nicolas Cage en El Vengador Fantasma

Cage es otro que se comprometió mucho con un papel, esta vez el de Vengador Fantasma. El actor no necesitaba nada para interpretar al vengador, porque la cabeza en llamas era generado por CGI, pero aún así apareció en el set con la cara pintada como cadáver.

Según él se trata de Nouveau Chamanic, un estilo de actuación africano que realmente no existe porque se lo inventó él mismo en ese momento en el set. 


10. Lindsay Lohan en Los Cañones

Con esta película Lohan pretendía recuperar su carrera perdida, algo que realmente no estuvo ni cerca de pasar. Todo lo que logró Lohan que fue las grabaciones se atrasaran, la producción perdiera dinero por sus enormes cuentas de licor y sushi. 

Además, se negó a grabar algunas escenas de sexo, se la pasaba menospreciando a sus compañeros de reparto y discutía con el director. La película al final fue un completo desastre.