El actor al fin habló sobre la muerte de su esposa, la bellísima Natasha Richardson. Quien también era actriz, y en vida hizo de mamá de Lindsay Lohan en la famosa película “Juego de Gemelas”.

Es increíble como uno se puede encariñar con algunos actores o actrices, su talento nos da la capacidad tanto de quererlos como de odiarlos, simplemente nos metemos en el filme y prácticamente nos involucramos con los personajes.

Todos conocemos a Liam Neeson, estamos acostumbrado a verlos salvar a sus familiares o al mundo con sus películas, si bien ya es todo un veterano (66 años) sigue siendo un verdadero espectáculo ver sus papeles de ‘detective retirado’. Lo que pocos saben ya que es un tipo bastante reservado es que es casado, y que lastimosamente su mujer falleció.

Era otra personalidad quizá de menos renombre pero bastante querida, Natasha Richardson. Quien en su momento fuera reconocida por su papel como la mamá de Lindsay Lohan en juego de gemelas, falleció después de una caída en un centro de esquí en Canadá. Richardson de Neeson se deslizaba con sus hijos y un instructor cuando repentinamente resbaló y se golpeó la cabeza.

https://www.instagram.com/p/BiuY87wlbKf/

En principio pareció no ser nada, pero más tarde tuvieron que llamar a emergencias. Tras una hora fue enviada al hospital de Montreal donde entró en coma por traumatismo craneal. Para la época (2009) Liam estaba en Toronto rodando un filme y tuvo que acudir de emergencia.

“Me mostraron su radiografía luego de anunciarme que tenía muerte cerebral, mirarla fue devastador”

Liam Neeson a 60 Minutes

Cordon Press

Neeson reconoció que ambos habían hecho una promesa antes del matrimonio, si alguno quedaba en estado vegetal, el otro lo desconectaría. Aunque no fue nada fácil, le tocó despedirse y hacerlo. Otra de las voluntades de su esposa era donar sus órganos, Liam cumplió entregando su corazón, hígado y riñones.

La actriz falleció en marzo del 2009 a los 45 años, el golpe fue muy duro para el actor, quien cayó en depresión y se hizo adicto al alcohol. Tiempo después encontraría la fuerza que no tenía en sus hijos, retomó su carrera y 10 años más tarde habla de lo sucedido: