Por Fernanda Vallejo
11 diciembre, 2017

La relación de la Reina y Felipe está en su peor momento.

Hace un año que estábamos esperando el estreno de la segunda temporada de “The Crown” en la cual Claire Foy y Matt Smith se despiden de sus papeles de la Reina Isabel y el príncipe Felipe, representando los segundos diez años del reinado de la monarca. Una temporada que ya está en Netflix y en la que apreciaremos la traición, amores conflictivos y un enfriamiento cada vez mayor de la soberana.

Netflix

Los actores se despiden, claro, porque en la tercera emisión ya no podrán representar a la familia real debido a que los años pasarán y sus aspectos no cambiarán. Esto nos tiene sumamente tristes ya que, habiendo visto la nueva temporada podemos reafirmar que sus interpretaciones son maravillosas.

Claire Foy realmente nos hace creer que es la cabeza de la Corona Inglesa con sus aires de frialdad, superioridad, pero por sobre todo, al mostrar el profundo dolor que esta mujer esconde detrás de ese escudo. Smith, por su parte, nos hace detestar al esposo de la Reina con sus problemas de ego y al mismo tiempo, comprendemos lo difícil que debe haber sido toda esta situación para él.

Netflix

Los tres primeros capítulos, tal como se anticipó en los trailers, tratan de los problemas maritales de Isabel y Felipe y cómo estos se potencian con la prensa nacional e internacional.

Netflix

Luego, la serie se enfoca en la depresión de la Princesa Margarita y su posterior romance con el fotógrafo Antony Armstrong-Jones, quien en la vida real se transformó en su marido.

Las historias principales son acompañadas en todo momento de la dura tarea de Isabel como Reina y su relación con los primeros ministros de la época, al igual que la reacción política de Gran Bretaña ante sus decisiones. 

Netflix

La segunda temporada de “The Crown” es aún mejor que su primera parte y nos deja con aires de nostalgia al experimentar los complejos momentos que los miembros de la familia real, en especial la monarca, han tenido que enfrentar a lo largo de los años. Su apego a la realidad es tan perfecto que incluso las escenas de diálogos que sabemos no hay certeza hayan ocurrido en la realidad, creemos que efectivamente Claire Foy es la reina de los años 50 que dijo esas mismas frases.

Lo único que quedará por sentir cuando acaben la temporada, es tristeza al percatarse de que es la última vez que verán a estos increíbles actores en los papeles. 

Puede interesarte