Por Fernanda Vallejo
26 diciembre, 2017

Lo hizo perfecto, pero el precio fue muy caro.

¿Hasta qué punto es sano mezclar tu vida personal con el trabajo? La idea es separar ambas cosas para que ninguna interfiera con la otra y de esa forma ambas funcionen correctamente. Sin embargo, en muchos casos es complejo hacerlo. Para algunos actores, por ejemplo, es casi imposible. Ya sabemos que Christian Bale y Jared Leto han llevado sus roles a un extremo, pero ¿que tan peligroso puede ser?

Warner Bros.

Uno de los actores más populares del momento es Tom Hardy, quien también ha pasado por cambios drásticos en su cuerpo. Mayoritariamente se trata de una excesiva masa muscular que ha adquirido para cintas como “Batman: el caballero de la noche asciende” al interpretar a Bane, o “Warrior” al hacer del boxeador Tommy Riordan.

Lionsgate

Pero Hardy reconoce que se trata de algo insano. Así lo explicó a The Daily Beast, donde especificó que al comenzar a grabar, deja de entrenar y eso lo perjudica.

“Creo que pagas el precio con cualquier cambio físico drástico. Estaba bien cuando era más joven, pero creo que cuando llegas a los 40 tienes que ser más consciente del entrenamiento rápido, ganando mucho peso y aumentando el físico y luego no tener tiempo suficiente para seguir entrenando porque estás ocupado grabando, entonces tu cuerpo está nadando en dos direcciones diferentes al mismo tiempo”

-Tom Hardy-

AP

Además, aseguró que su cuerpo no responde de la misma manera en que lo solía hacer.

“No he lastimado mi cuerpo, pero estoy seguro de que estoy un poco más adolorido de lo que solía estar. Ciertamente tengo articulaciones que suenan y que no deberían hacerlo, ¿entiendes a lo que me refiero? Y sostener a mis hijos es un poco más difícil de lo que era antes, ¡pero no les digan!”

-Tom Hardy-

Lionsgate

Para uno de sus próximos roles, el de Al Capone en la cinta “Fonzo”, Hardy dijo que también tendría cambios físicos.

¿Crees que es peligroso?

Puede interesarte