Por Camilo Morales
19 mayo, 2021

El universo cinematográfico de El Conjuro se ha ido construyendo alrededor de la historia de la pareja de investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren. Esta vez se hablará sobre un caso real y la “culpabilidad demoníaca”.

La película El Conjuro, que durante la década de 2010 hizo vibrar a su público, ya tiene lista su tercera parte llamada, El Conjuro: El diablo me obligó a hacerlo, con la cual espera volver a aterrar a los espectadores con la historia de la pareja de investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren. 

Y es que la tercera entrega debería llegar el próximo 4 de junio a los cines, con aforo limitado, y a las pantallas de HBO Max. Esta, en palabras de su director, Michael Chaves, según información de We Got This Covered, se trataría sobre un caso legal que ocurrió en la vida real y que aborda la culpabilidad demoníaca.

Warner Bros.

Pero más allá del terror y de lo que siempre ha caracterizado a El Conjuro, la actriz de 47 años y protagonista de la cinta, Vera Farmiga, dijo a Screen Rant que más que una película de miedo, éste era un retrato de una historia de amor.

Warner Bros.

Para Farmiga, la pareja Warren “son la personificación del amor. Es más una historia de amor que una historia de terror para mí y eso es lo que la hace tan única (…) Ese desinterés, esa compasión, esa encarnación del amor es realmente algo sagrado y especial que lo hace digerible y hermoso“.

Warner Bros.

Hay que recordar que en las apariciones anteriores la pareja se mostraba siempre muy apegada y con una gran carga emocional, tal como eran en la realidad. Es por eso que esta característica hace que, según Farmiga, exista una “cepa de bondad” con la que la pareja vence a las adversidades y situaciones paranormales.

El caso real que expondrá esta cinta se trata de Arne Cheyenne Johnson, quien asesinó en 1981 al dueño de la casa donde arrendaba. Este hombre alegó inocencia apelando a la “posesión demoníaca“, ya que según él, un demonio se apoderó de su cuerpo y le hizo cometer el crimen.