Por Lucas Rodríguez
10 enero, 2022

El querido actor salió de su zona de confort para interpretar al padre de las tenistas Serena y Venus Williams, llevándose el mayor premio de la noche. Esto lo pone en clara carrera para el Oscar.

Puede que en la práctica, las ceremonias de premios sirvan para que los actores, productores, guionistas y directores puedan fortalecer su posición dentro de la industria, pero para nosotros, los espectadores, tienen una función mucho más particular. Sirven para respaldar nuestros gustos y aficiones. Si un actor o actriz que nos gusta termina triunfando en una de las categorías, lo que nosotros experimentaremos es una suerte de orgullo: nuestro campeón fue reconocido por la industria. Teníamos razón en creer en él o ella. 

@willsmith.daily

Es por esto que los fanáticos de algunos de los actores más populares del mundo, siempre sueñan con que su ídolo se lleve uno de los premios más importantes.

@willsmith.daily

Así ha sido con Will Smith, un actor quien a pesar de tener un par de papeles en su pasado que le valieron el reconocimiento de la Academia, en general no tiende a ser el favorito del área más crítica de Hollywood. Todo esto parece que está por cambiar, debido a que anoche, en la ceremonia no televisada de los Globos de Oro, Will se llevó nada menos que el premio al mejor actor protagónico. 

@willsmith.daily

Su rol es en la película “Rey Richard”, una cinta biográfica sobre el peculiar y exigente padre de las hermanas tenistas, Serena y Venus Williams.

@willsmith.daily

Para ponerse en el papel de este personaje, Will tuvo que dejar de lado muchas de las cualidades que lo han convertido en uno de los actores más queridos del mundo. El carisma innegable por el que todos lo conocemos, así como esa energía amable y considerada tuvo que quedar, literalmente, al costado de la cancha de tenis. 

@willsmith.daily

Su papel como Richard Williams, el padre de las futuras campeonas del tenis mundial, es uno complejo. Nos muestra a un hombre que creía con todo en el talento de sus hijas, pero que de a momentos, iba demasiado lejos con las exigencias para verlo florecer. 

Es este papel difícil, de un hombre con las intenciones correctas, pero los métodos equivocados, los que lo llevaron a triunfar por sobre la competencia. Los demás nominados incluían a Mahershala Ali (por Swan Song), Javier Bardem (por Being the Ricardos), Benedict Cumberbatch (por The Power of the Dog) and Denzel Washington (por The Tragedy of Macbeth). Son todos actores con muchísima carrera y prestigio, por lo que no fue una victoria sencilla.