Por Leonardo Granadillo
9 agosto, 2019

Pese a que es una pésima noticia no contar con la voz original, hay una comprensible razón de peso que lo impidió. Tras años de ausencia no podemos más que celebrar su regreso ❤

No sabemos que locuras están pasando en la televisión hoy en día, lo único de lo que podemos estar seguros es que a pesar de que la tecnología ha avanzado la creatividad en cuanto a los dibujos animados parece haberse extinguido un poco, creo que todos coincidimos en que ya no hacen series como las de nuestra época.

Teníamos canales y una gama para escoger, solo con oprimir un botón se nos podía ir la tarde viendo Nickelodeon por ejemplo con Los Rugrats, Los Castores Cascarrabias, Invasor Zim, Doug, Hey Arnold, y claro, La Vida Moderna de Rocko. 

Eran tan variadas como de calidad las opciones con las que contábamos,  en específico nuestro querido walabí llegó en 1993 y se grabaron 4 temporadas hasta 1996, las reproducciones tiempo después fueron prácticamente infinitas, al punto que los millennials nos cansamos de verlo en los 2000.

Afortunadamente Netflix en este 2019 se ha encargado de revivirlo a través de una película respetando todo, el estilo, el arte, todo lo que pudieron excepto quizá para muchos lo más importante: la voz de Rocko en latino. Casi todos tienen su voz original, pero el personaje principal no tiene a la misma persona detrás.

Pero estamos seguros que serás comprensivo con la razón, lamentándolo mucho Carlos Iñigo (quien hacía la voz del protagonista) falleció un 17 de septiembre de 2017, por lo que tuvo que ser sustituido para esta versión del 2019.

Dura solamente 45 minutos, y no creo que vaya a ser suficiente motivo para evitar que lluevan los recuerdos con la comiquita, nuestro Rocko ha vuelto y hay que recibirlo con los brazos abiertos.