Por Antonio Rosselot
23 febrero, 2021

Si bien su increíble rol en “Batman: The Dark Knight” le trajo la consagración definitiva, el fallecido Ledger dejó varias huellas en fanáticos y colegas por su talento incuestionable y su compromiso con la actuación. Al día de hoy, sigue siendo considerado como el mejor “Joker” de la historia.

Para algunos pasa volando, para otros es tan lento como una gotera, pero todos podemos coincidir en que la vida se nos escapa poco a poco. Es lógico, la verdad, pero con el paso del tiempo los recuerdos se hacen aún más vívidos y deseados, sobre todo cuando tratan de personajes que ya no están, y que nos marcaron de alguna manera u otra.

El día de ayer, 22 de febrero de 2021, se cumplieron 12 años de una de las ceremonias de premios Oscar más tristes del último tiempo, en la que el fallecido actor australiano Heath Ledger se llevó el galardón póstumo a Mejor Actor de Reparto por su icónica interpretación del Joker en Batman: The Dark Knight (2008).

Aquella velada en el Dolby Theatre estuvo cargada de emociones y tuvo un tono muy ceremonioso. Ledger había fallecido un año y un mes antes, y su tremendísima actuación en la cinta hizo que el pesar de sus colegas y fanáticos fuese aún más profundo. Era un actor muy destacado —quizás el más destacado de su generación, según varios—, que demostraba un nivel de compromiso realmente impactante en cada proyecto en que participaba.

Sin embargo, eso no quitaba que el actor, de apenas 28 años al momento de su muerte, no estuviese sufriendo por dentro. Desde siempre lidió con el estrés constante, la depresión y un rebelde insomnio que lo llevó a consumir más pastillas de la cuenta.

Justamente esa fue la razón de su fallecimiento, un cóctel accidental de pastillas que lo llevó al sueño eterno, paradójicamente. Fue encontrado sin vida el 22 de enero de 2008 por su mucama y su masajista, en el departamento que habitaba en la ciudad de Nueva York (EE.UU). Tras media hora de reanimación fallida, fue declarado oficialmente muerto por las autoridades.

Además de su rol en Joker, Ledger nos dejó otras grandes actuaciones en el cine, como su participación en Monster’s Ball (2001) y también en Brokeback Mountain (2005), donde junto a Jake Gyllenhaal rompieron varias barreras morales e ideológicas interpretando a dos cowboys que entablan una relación homosexual.

Hasta el día de hoy, Heath Ledger sigue apareciendo en la opinión pública y en las mentes de todos nosotros gracias a su talento. Y si bien han pasado dos importantes “Jokers” después de él —como lo son Jared Leto y Joaquin Phoenix—, todos sabemos que el mejor de todos siempre será él —¡perdón, Jack Nicholson!—.

Esperamos que estés descansando, Heath.