Por Javiera Spröhnle
14 Marzo, 2017

Advertencia: el contenido puede ser sensible para algunas personas.

Jade Brishop de Maidstone en Kent, estaba pasando la aspiradora, como todos los días, con la fiel compañía de su hijo de 1 años 4 meses de edad. El pequeño adoraba ayudar a su mamá a hacer el aseo, así que Jade no tenía problema en dejarlo empujar la aspiradora por si mismo, de tanto en tanto. Era como una diversión total para él. Pero, jamás imaginó el peligro que esto podía significar.

Cuando Jade apagó la aspiradora y se agacho para desenchufarla, escuchó, en cuestión de segundos, cómo su hijo la volvió a prender y dio un grito desgarrador. Casi sin pensarlo, la desenchufó y corrió a ver qué le había pasado: de alguna forma el pequeño había metido su dedo pulgar entre las cerdas que giran a toda velocidad.

Facebook

Mientras el niño lloraba desconsoladamente, Jade pudo notar que se le había hecho una terrible quemadura en el dedo. Se apresuró a llevarlo a la unidad de lesiones menores, pensando que  sería vendado y ya. Pero, cuando lo transfirieron al Hospital de Niños Bristol, para que lo viera un especialista en quemaduras y cirujano plástico, Jade entendió que la situación era grave: su hijo tenía una quemadura grado cuatro. 

Facebook

Era tan grave que los cirujanos estaban barajando la posibilidad de ponerle injerto de piel, por lo que Jade decidió que no podía quedarse callada: ella jamás se hubiese imaginado que una aspiradora podía significar un peligro tan grave y tenía que advertírselo a otros papás también. Lo publicó en facebook.

Facebook

 

La publicación ya ha sido compartida y comentada más de 8.000 veces y muchos padres le han agradecido por la información, recalcando que jamás se hubiesen imaginado que una aspiradora podía provocar algo así. También le han enviado mensajes de apoyo y le han deseado a su hijo la mejor recuperación,

Facebook

¿Pensarías que una aspiradora podría hacer eso?

Te puede interesar