Por Ruben Peña Blanco
21 noviembre, 2016

¡Un gran paso!

Este invento es obra de un grupo de estudiantes colombianos de la Universidad Central de ese país, quienes dedicaron más de un semestre en desarrollar un módulo de interfaz ocular que, integrado al sistema funcional de una silla de ruedas, les permite a personas con discapacidad controlar su desplazamiento a través de comandos oculares.

Los creadores son Jorge Neira, Wálter Marín y Julián García y les tocó ingeniárselas para disminuir algunos gastos, pues “la empresa mamá”, como ellos llaman a su principal patrocinador, no podía costearlos. Fue así como decidieron tercerizar las piezas y remodelar una silla de ruedas usada. Al final, el invento que en otros países hubiera costado 14.000 dólares, ellos lo fabricaron por 2.200, según reseña El Espectador.

Al levantar la mirada el vehículo se mueve hacia adelante. Al bajarla, retrocede. Y al mirar para los lados, gira hacia la izquierda o la derecha.

Para poder lograr esto necesitaron de casi dos años.

“Vimos una problemática que nos preocupó mucho: que en Colombia había 413.000 pacientes con limitaciones de movilidad en sus extremidades superiores e inferiores, según el último censo del DANE, de 2010. Por lo general tienen a un segundo acompañante, es decir, no son autosuficientes. Nuestra intención fue buscar su autonomía”, dijo Jorge Neira.

45b8f49e413ed665709a7b56aeebae50_1479531750
Jorge Neira, Wálter Marín y Julián García / El Espectador

En el 2006 otro grupo de estudiantes de la Universidad de El Bosque, también de Colombia, crearon un prototipo parecido. Una silla que sirve a todas las personas que estén en condiciones de cuadriplejia.

¡Enhorabuena por estos emprendedores colombianos!

¿Qué te parece su creación?

Puede interesarte