Por Gillian Armstrong
31 mayo, 2017

Los chinos siempre han sabido cómo sorprender al mundo.

En la vida probablemente seremos estafados no una vez, sino varias. Siempre surgen nuevas formas de engañar al otr,o y los caen no son pocos. A veces pasan desapercibidos y otras sospechamos de algo extraño, pero seguimos nuestro camino. Pero esta vez la olla se destapó y los estafadores fueron descubiertos.

Así es, porque a los amantes del alcohol no se les hace algo así, menos si se trata de sus cervezas. 

Mientras que en la ciudad de Cantón en China todos disfrutaban de una cerveza súper económica, nadie pensó que algo muy raro podría estar sucediendo debido a esos impactantes bajos precios de esta bebida en esa zona.

iStock

Pero finalmente cuando las autoridades llegaron a un bar de la zona, descubrieron todo lo que estaba sucediendo. De una ingeniosa forma, una grupo de trabajadoras vaciaban las latas de cerveza Budweisser  para rellenarse con quién sabe qué tipo de líquido, pero sin duda que tenía un sabor muy similar al de la bebida original. Posteriormente, ponían las latas en una cinta transportadora y una máquina la sellaba dejándolas como recién salidas de la fábrica. 

mrconfidenceofficial / Youtube

El que cayó en este truco pudo haber sido cualquiera, ya que pocos imaginan que en un lugar como éste pudiese existir una metodología tan efectiva para volver a sellar una cerveza que ya fue abierta.

Cuando la verdad se supo, una serie de videos salieron en internet y en esta recopilación les mostramos la particular forma del proceso en que las Budweisser eran rellenadas.

mrconfidenceofficial / Youtube

En la última parte de la grabación se puede ver cómo un grupo de trabajadores de la Oficina de Comercio e Industria llegan al lugar en búsqueda de la evidencia, sin embargo, según fuentes de medios chinos, gran parte de la cerveza ya fue distribuida en bares y club nocturnos de la ciudad.

La marca original informó de la situación a la policía y está en la búsqueda de una acción legal sobre un incidente que no es el primero que ocurre en la zona.

Tipos como éstos nos encontraremos en todos los lugares y si bien la estafa fue algo repugnante, por lo menos el sabor pasó desapercibido entre las miles de personas que cayeron en esta trampa y que a pesar de todo, pudieron pasar un buen rato de relajo (a no ser que les haya traído consecuencias estomacales). 

 

Te puede interesar