Por Francesca Cassinelli
7 diciembre, 2016

“Me hace sentir avergonzada de estar embarazada”, dijo Holly.

Cuando Holly Holden, de 20 años, quedó embarazada empezó a pensar inmediatamente en formas de aliviar el peso económico que implica tener un hijo. Pausó sus estudios de microbiología y decidió que iba a trabajar para así ahorrar dinero. Cuando por fin encontró un trabajo, sufrió un duro revés que está en los límites de la ley. 

La joven iba a trabajar en una tienda de abarrotes en East Yorkshire, en Reino Unido, y comenzaría al día siguiente cuando un mensaje la dejó impresionada: la persona que le dijo que tendría el trabajo se estaba retractando.

Mercury Press.
Mercury Press.

La persona con quien habló le explicó que su jefe había decidido no contratarla porque tendría trabajo de parto en abril.

Este fue el mensaje que recibió, puedes encontrar más abajo la traducción:

Mercury Press.
Mercury Press.

Holly: “Sí por supuesto!! Muchas gracias!!”.

Empleador: “Está bien, te encontraré cerca del kiosco, te veo en la mañana”.

H: Okay! Te veo mañana gracias!

H: Hola!! Espero que estés bien, todavía nos encontramos a las 8 pm mañana? Además, qué debería usar? Pantalones negros, camiseta?”.

E: Hola Holly, disculpa acabo de terminar el trabajo, lo siento mucho pero el gerente de mi área ha pasado a llevar mi decisión de contratarte ya que tienes fecha de parto para abril y él tiene alguien más en mente para el trabajo. Si quieres un trabajo después de que tengas al pequeño bebé entonces por favor vuelve, disculpa”.

Holly no tiene ilusiones de poder obtener el trabajo, pero quiere mostrar lo que pasó ya que le indigna.

“Probablemente no voy a lograr nada, pero quiero sacar a la luz el caso y esperar que no le pase a nadie más”.

-Holly Holden-

Holly reclama que le hicieron sentir avergonzada por su embarazo.

Puede interesarte