Por Gillian Armstrong
25 Abril, 2017

“Perdón por violarte”, le escribió el estudiante a la joven en un mensaje.

Es de esperar que en gran parte de los casos de violación que son demostrables las víctimas sean quienes ganen los juicios. Y es lo lógico que, después de haber pasado por un trauma de esa magnitud, condenen al responsable de los hechos. Pero hay ocasiones en que las cosas no son tal como se cuentan.

Esto fue lo que le sucedió a Sherman Ip, un estudiante que cursaba un doctorado en la Universidad de Oxford. El tipo fue acusado de sacarle la ropa a una mujer y forzarla para tener sexo en mayo del 2013. Pero él tiene un testimonio muy diferente.

Central News / DailyMail

En la Corte de Southwark Crown dijo que todo fue un acto “consensuado”, y que él pensó que “todo estaba normal” cuando al día siguiente del supuesto hecho tuvieron relaciones sexuales en la casa de los padres de la chica.

La mujer tiene una versión muy distinta: comentó que huyó en lágrimas rápidamente del departamento del joven, donde habría ocurrido todo, y que éste la habría forzado a tener sexo con él.

Central News / DailyMail

La chica le escribió un mensaje de texto por Facebook diciéndole que todo lo sucedido había sido una “semi-violación”, a lo que el joven de 25 años le respondió “perdón por violarte”, pero según él esta disculpa se debió a que él “quería volver con ella y haría lo que sea por tenerla de vuelta“. Y al parecer, el jurado aún está pensando en si creerle o no.

Ip tiene un grado en Física de la Universidad de Londres, y se mudó a Oxford para realizar un doctorado. Hoy está estudiando en Warwick.

Central News / DailyMail

El estudiante también dijo a la Corte que ella se dirigió a su departamento porque quería “hablar”, pero finalmente terminaron teniendo sexo consensuado.

“Tengamos sexo”, fue lo que dijo la chica según Ip, y afirmó que se habría acostado en la cama.

Además, confesó que le había comentado sobre la relación de él con otra chica, y dijo que esto lo habrían hablado antes de tener sexo en la casa de sus padres. Él niega que todo esto se trate de una violación.

Finalmente, la Corte no se vio en condiciones de dar veredicto alguno, y el joven aún camina libremente por las calles.

Los dos tienen sus versiones de la historia, pero sólo la justicia podrá determinar cuán verídico es el testimonio de cada uno y si Ip debería estar o no encarcelado. 

Te puede interesar