Por Francesca Cassinelli
29 noviembre, 2016

“Sé de una familia que vive en otra parte y que tuvo un permiso solo con la firma de su doctor”.

Lyla Rehman está indignada: su hijo Lucas (de apenas 2 años) no puede caminar por sí solo y requiere de una silla de ruedas para movilizarse, pero su municipio se niega a entregarle un permiso para utilizar estacionamientos preferenciales. ¿La razón? El consejo que tomó la decisión argumenta que Lucas “podría volver a caminar”.

Por el momento Lucas solo puede movilizarse en silla de ruedas o con una caminadora, elementos que Lyla empaca en su vehículo cada vez que salen.

Lucas sufre del síndrome de Kabuki, un desorden congénito que provoca problemas intelectuales, además de dificultades de movilidad.

Shutterstock.
Shutterstock.

La regulación del permiso para usar estacionamientos preferenciales emana del Departamento de Transportes de Reino Unido, pero la decisión final al respecto la toma el consejo municipal.

“Consejos distintos parecen tener criterios distintos: sé de una familia que vive en otra parte y que tuvo un permiso solo con la firma de su doctor”.

-Lyla, citada en The Mirror-

Lyla cuenta con un documento oficial de otro beneficio, que debería estar relacionado al permiso para usar estacionamientos preferentes: la excepción de impuestos para personas con discapacidad.

“Lucas tiene el factor de discapacidad severa por la liberación de impuestos, pero el consejo no ve el problema completo”.

-Lyla-

La madre, que tiene otros dos hijos pequeños, está intentando que se modifique la autoridad del consejo municipal para dar estos permisos y que se creen criterios claro y definidos a nivel nacional para evitar problemas como éste.